Canal de aguas negras en el parque Agustín Olachea; los niños deben brincar los charcos

El derrame de aguas residuales recorre 750 metros y afecta la vida de una gran cantidad de familias
0
1287
Canal aguas negras

Un canal de aguas negras pasa justo por en medio del parque de la colonia Agustín Olachea en la ciudad de La Paz. El espacio recreativo se ubica en el cruce de las calles Norte y México. Sin embargo, el derrame brota a varias cuadras de ahí.

La fuga proviene de una alcantarilla que se localiza a 750 metros, en la intersección de las calles Prolongación Padre Eusebio Kino y Tamaulipas.

Fue tras las lluvias registradas la semana pasada que apareció el derrame. El taponamiento en la red de drenaje incluso afectó algunas viviendas. Así lo expresó uno de los vecinos del lugar.

“Creció bastante la lluvia; estuvo muy fuerte y el drenaje crece. Se nos llenó la casa adentro en el cuarto de lavado. Entonces se dio el reporte y nomás nos dicen ‘La máquina ya va a trabajar, ya ando trabajando, pero no se ha visto claro. O sea, ya se ha llamado tres veces y no ha habido respuesta por parte de SAPA”, dijo.

El entrevistado indicó que esto, además de representar una molestia y un foco de infección para los habitantes de la zona, también supone un obstáculo para los niños que van a la escuela. Cerca de ahí se localiza una primaria, por lo que muchos menores caminan por esas calles y deben saltar y esquivar charcos de aguas residuales para llegar a su destino.

° Aguas negras desbordan camino en San José del Cabo

Aunado a los derrames, las calles se encuentran llenas de tierras y piedras por el deslave del cerro durante las lluvias. Comercios de la colonia ya han resentido una disminución en sus ventas debido a que las personas evitan esas vialidades.

“Son aguas negras. Entonces como es comida lo que se vende acá, no creas que la gente viene […] Esto bajó de las lluvias y esto afecta demasiado porque los carros se atascan y no se quieren parar. Entonces bajan demasiado las ventas en la tienda”, mencionó la dueña de una tienda de abarrotes.

Un repartidor comentó que él ya fue víctima de las malas condiciones de las calles de la colonia, lo que también ha perjudicado su trabajo.

“El día lunes llegué a surtir la tienda, pero no pensé que la tierra estuviera tan aguada y llegué y me estacioné como normalmente me estaciono y se quedó embancado el camión. Si no hubiera sido por la señora que me prestó una pala, me hubiera quedado más tiempo ahí atascado […] Hubo tiendas que no he surtido por como quedaron. Están las calles por acá arriba, se resbala el camión. Acá quedaron todas empedradas las calles y como canal, se hicieron como canal del agua que bajó y no se puede transitar por ahí”, relató.

Los habitantes de la colonia esperan que sea pronto cuando las dependencias municipales correspondientes acudan a resarcir los daños ocasionados por las lluvias tanto en la red de drenaje como en las calles.

Andrea Villarreal
EtiquetasAguas negras