Artesanos sudcalifornianos con manos mágicas

Hombres y mujeres, con manos callosas por el trabajo y ojos que brillan con pasión por su arte, son los guardianes de la tradición artesanal de Baja California Sur. Sus obras, elaboradas con materiales de la región como barro, madera y textiles, son un reflejo de la cultura e historia de toda la región.
0
3776
Artesanos sudcalifornianos con manos mágicas

Baja California Sur se distingue por su rica historia minera y su vibrante tradición artesanal. Entre sus distintos municipios y pueblos como El Triunfo, cuyas calles empedradas y casas de adobe, habita una comunidad de artesanos que, con manos mágicas, transforman materiales simples en obras de arte únicas.

Ellos trabajan con una gran variedad de materiales, como barro, palma, madera y textiles. Entre sus creaciones más destacadas se encuentran, en la alfarería, jarrones, platos, ollas, figuras decorativas y tradicionales para almacenar agua, en los textiles, canastas, sombreros, petates, figuras, tejidos y sarapes mientras que en la carpintería, muebles rústicos, juguetes y objetos decorativos.

La artesanía no solo representa una importante expresión cultural de El Triunfo, sino que también es un motor de desarrollo económico local. Los artesanos venden sus productos en locales del pueblo, en mercados regionales y en diferentes puntos de la media península como La Paz o Los Cabos.

En el caso de Amelia Guzmán, quien se volvió artesana durante la pandemia debido a una lesión en la columna que, en contraste con su personalidad vivaz, halló su pasión en la elaboración de accesorios con las técnicas de Miyuki y Chaquira. Señaló que vender y promocionar su arte ha sido todo un reto.

“Desgraciadamente no tenemos un lugar explícito en la ciudad de La Paz donde podamos establecernos, batallamos mucho para poder exponer nuestras artesanías y normalmente es en bazares donde el gobierno nos da la oportunidad de ponernos. Ahorita nos ponemos una vez a la semana en un callejón de la ciudad de La Paz, que se llama Constitución, y antes nos estaban dando oportunidad en el muelle fiscal pero ahorita está en remodelación y ya el permiso ahí se acabó”.

Por su parte, Carlos Cota elabora en madera utensilios para la comida, además de decoraciones que durante 15 años ha perfeccionado su técnica, volviéndose así un verdadero artista que deja en cada uno de sus trabajos una historia llena de esfuerzo y dedicación.

“Trabajo en una forma muy de hobby realmente, por lo cual no hago producción en serie. En todos mis trabajos, como pueden ver, ninguno es igual porque siempre busco hacer algo innovador, algo distinto. Hay piezas que me puedo llevar hasta 10 o 12 horas trabajándolas porque busco que quede perfecta no solo busco entregar entonces muchas veces es el problema que hay gente que me pide trabajos donde voy a tener fecha de entrega y número de piezas y entonces eso me estresa, por eso no agarro trabajos de este tipo”.

Los artesanos se enfrentan a diversos desafíos, como la competencia con productos industrializados y la falta de apoyo institucional. Sin embargo, su pasión por este arte y su compromiso con la tradición auguran un futuro prometedor para la artesanía de este lugar.

 

AT

Raúl de León