Así se vivió el viacrucis en La Paz

Decenas de personas se reunieron en la parroquia de Nuestra Señora del Auxilio, en la ciudad de La Paz, para ser partícipes del viacrucis.
0
720
Representación de la viacrucis

Este viernes decenas de personas se reunieron en la parroquia de Nuestra Señora del Auxilio, en la ciudad de La Paz, para ser partícipes del viacrucis. Los fieles católicos caminaron desde la colonia Guerrero hasta la Roma, donde se llevó a cabo la representación de la muerte de Jesús.

“Es la pasión de Cristo y vamos a acompañarlos hasta el final. Anoche estuvimos en la misa de bendición del pan y ahorita ya vamos a iniciar”, comentó la señora Margarita, quien formó parte de la procesión.

“Ya tenía unos años que no venía porque cambiaron la ruta. Hoy vine aquí con mi hermano y ahorita vamos a la procesión; vamos a salir ahorita que lleguen y de aquí nos vamos a seguir para la Roma […] Es una cosa muy sagrada. Esto es cada año; es la conmemoración de nuestro Señor. Eso es lo que se reconoce ahora, su pasión”, declaró Meli.

El viacrucis consiste en meditar y reflexionar en torno a los momentos de sufrimiento que vivió Jesús; desde que se convirtió en prisionero hasta su muerte en la cruz. A lo largo de 15 estaciones, los devotos rezan y hacen oración.

Las estaciones son:

1. Jesús sentenciado a muerte;
2. Jesús cargado con la cruz;
3. Jesús cae, por primera vez, bajo el peso de la cruz;
4. Encuentro con la virgen;
5. El cirineo ayuda al señor a llevar la cruz;
6. La Verónica enjuga el rostro de Jesús;
7. Segunda caída en el camino de la cruz;
8. Jesús consuela a las hijas de Jerusalén;
9. Jesús cae por tercera vez;
10. Jesús despojado de sus vestiduras;
11. Jesús clavado en la cruz;
12. Jesús muere en la cruz;
13. Jesús en brazos de su madre;
14. El cadáver de Jesús puesto en el sepulcro;
15. Jesús resucita.

Rosario y María Lourdes son de las personas que año con año ponen a disposición su casa para que sea una de las estaciones. Para ellas es una bendición participar en este recorrido.

“Yo siento una bendición muy grande porque queda bendita mi casita bendito Dios y todo cada año me visita aquí. Cada año viene en la que hacen su estación aquí frente de mi casita y pues siento algo muy bonito, o sea, saco mi virgencita, que fue un regalo muy grande que me quedó de un amigo”, compartió Rosario.

“La bendición de Dios que esperamos con gusto; vamos a la iglesia […] Nos da gusto que pasen, participemos todos los de la vecindad”, expresó María Lourdes.

La procesión concluyó en el cruce de las calles Tíbet y Turín, en las faldas del Cerro Atravesado. Ahí se representó la crucifixión y muerte de Jesús.

Andrea Villarreal
EtiquetasViacrusis