Conoce los beneficios de aprender natación a temprana edad

Una especialista en la natación a temprana edad en La Paz y entrenador de deportistas manifestó que aunque no ayuda en su totalidad, siempre es positivo saber nadar antes de entrar al agua, ya sea en albercas o en mar
0
436
Niña practica natación

Muchos jóvenes inician desde temprana edad practicando natación o alguna disciplina que implique actividades acuáticas, esto refuerza su capacidad de prevenir accidentes en el agua ya sea en alberca y el mar, este hecho es confirmado por expertos en la materia.

Natalia Martínez, entrenadora de natación en un gimnasio local, habló de las ventajas y los cuidados que se deben de tener ante esta situación, ya que si bien es cierto, el hecho de aprender natación te da las bases y herramientas, pero no exenta de que algún día se pueda controlar una contingencia.

“Sí recomiendo que los niños vengan y aprenden natación, es una disciplina muy completa y amigable porque mueves todo el cuerpo y te ayuda a responder en el agua, ya sea en una alberca o en el mar, pero aparte de esto se deben tener bases que solo el tiempo y la experiencia te dan, hasta el mejor nadador puede ahogarse en la playa y eso se ha confirmado, pero claro que cada profesor te da las bases sencillas”.

Algunos de los beneficios de la natación para bebés, es que favorece el desarrollo psicomotor, también hace que tengan una mayor coordinación motriz, fortalece el sistema cardiotorácico, regula el tono muscular, mejora las relaciones afectivas, aumenta el desarrollo de la capacidad intelectual; cabe señalar que al tratarse de uno de los mejores métodos de atención temprana estimula el sentido del tacto por el contacto con el agua y mejora el autoconocimiento del cuerpo.

Es importante destacar que al elegir un programa de natación, es recomendable uno que esté dirigido por instructores calificados y experimentados, así como apropiado para la edad y el nivel de desarrollo.

Según expertos, la edad indicada para iniciar con este proceso es después de los seis meses, pero previo a cualquier decisión es necesario consultar a su pediatra para asegurar que el pequeño tiene las condiciones de estar en una piscina.

EU

Enrique Elorza
EtiquetasNatación