“Canelo” Álvarez derrota a Jaime Munguía por decisión

"Canelo" logró llevarse la victoria y quitarle su invicto al rival gracias a que lo mandó a la lona en el cuarto asalto
0
926

La guerra de mexicanos no dejó a deber, pese a que no noquearon como prometieron Saúl Álvarez y Jaime Munguía regalaron una muestra de lo que es el boxeo tricolor caracterizado por la agresividad.

Aunque el tijuanense hizo tambalear al tapatío a lo largo de la pelea, “Canelo” logró llevarse la victoria y quitarle su invicto al rival gracias a que lo mandó a la lona en el cuarto asalto, golpe decisivo en la contienda.

“Canelo” Álvarez se mantiene como campeón absoluto de los supermedianos, esta cuarta defensa de los títulos del Consejo Mundial, Asociación Mundial, Organización Mundial y Federación Internacional de Boxeo también la ganó por decisión unánime de los jueces que dieron en sus tarjetas 117-110, 116- 111 y 115 y 112.

Jaime entendió que era la oportunidad de su vida y no la desaprovechó, desde que sonó la campana manifestó confianza y se lo hizo saber a Saúl con varias combinaciones al rostro que hicieron “bailar” al jalisciense en el centro del ring.

En las esquinas se veía la tranquilidad de Freddie Roach, mientras Eddy Reynoso mostraba nerviosismo por lo que veía de Munguía.

Para el cuarto asaltó “Canelo” hizo válida su experiencia y le puso un “estate quieto” a Jaime. Con su poderosa izquierda lo hizo probar la lona y provocó que los asistentes se levantaran de su asiento.

Este golpe generó que Munguía le bajara a su intensidad en los siguientes rounds, donde ambos presentaron combinaciones que emocionaron, pero que sólo iban a las tarjetas.

El nocaut que prometió Saúl en el octavo round no llegó, por el contrario Jaime Munguía salió con la guardia bien puesta y con sus largos brazos largos mantuvo la distancia, para después volver a mostrar su pegada al campeón de la categoría.

Así como los pugilistas cumplieron dando lo mejor de sí, el público les reconoció con aplausos y porras, tanto para Jaime como para Saúl, aunque en esta ocasión sí se vio un “Canelo” preocupado ya que el público estaba dividido e incluso por momentos lo abuchearon.

Tras la campanada final el nerviosismo era evidente en la T-Mobile Arena, cuando se escuchó el resultado hubo un sector que abucheó y otro que gritó de emoción.

jb