Discriminan a mujer en el transporte público por padecer discapacidad motriz

Martha padece una discapacidad motriz y denunció actos de discriminación en el transporte público de La Paz.
0
695
persona con bastón

La discriminación hacia las personas que padecen una discapacidad o hacia los adultos mayores es visible en muchos ámbitos de la sociedad. En Baja California Sur se han presentado casos como este, sin que los agresores sean sancionados

Martha es madre de familia y padece discapacidad motriz en su pierna izquierda, la cual no le permite desplazarse libremente sin ayuda de un bastón. Con su familia vive en la ampliación Mezquitito, al sur de la capital. Ante esta condición, junto a su hija visita periódicamente al médico en la unidad número uno del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el centro de La Paz, y cómo no cuenta con vehículo, su opción es el transporte público.

Esta situación es recurrente. Comentó que, al subirse al camión, uno de los principales problemas es la falta de espacios reservados en azul, así como la poca empatía de los ciudadanos al no ceder el asiento a una persona que no puede sostenerse de pie por si sola.

“No hay espacios suficientes, que los lugares para discapacitados vienen ocupados, que cuando uno sube muchas veces los choferes no le dan el lugar, y en vez de ayudarte y decirle a un pasajero, ponte de pie, no lo hacen, lo siento no traigo lugar, muchos incluso me han regresado mi moneda para que me baje porque no traen lugar, en vez de pedirme a la persona que por favor nos den el espacio […] Ese es mi problema, que no hay empatía por parte de los choferes, si hay choferes buenos que si piden el lugar para uno pero hay otro que no”

En esta travesía en transporte público, ha vivido discriminación por parte de los choferes, y sus quejan no han sido escuchadas por los supervisores de estos transportes.

“Es el de pedregal – IMSS, ayuntamiento, progreso, ese es el más grosero con las personas discapacitadas, que se voltea hacia otro lado, que no atiende bien a uno […] Si he batallado con eso porque son personas groseras que no tienen empatía con uno y lo hacen a un lado […] Le dije, oiga, pueden darme por favor el asiento, no puedo ir parada, y me dijo que me regresaba mi moneda, porque iba lleno. Era un chofer del progreso – valle del mezquite. Y si se siente mal uno de que no le den su lugar”

Con tristeza, nos compartió lo que siente al no ser tratada dignamente, solo por tener una discapacidad.

“Me da mucha tristeza e impotencia. Me ha tocado, en su momento estuve bien y miraba a una persona, aunque no fuera lugar para discapacitados, lo daba, porque yo podía ir de pie aunque viniera cansada, yo podía pararme, pero ellos no pueden ir de pie”

Por otro lado, señaló que en estas rutas de camiones ha escuchado comentarios discriminatorios hacia las personas que padecen enfermedades e incluso para adultos mayores y que los choferes prefieren no subirlos porque se demoran mucho en bajar o subir a la unidad.

Finalmente, Martha invitó a las autoridades a conocer de fondo las deficiencias del transporte público, sus rutas y el actuar de sus conductores.

“Pues, que fueran más enérgicos con esto, para que las personas pudieran entender realmente la necesidad de uno, para que ayuden más a uno y los invitaría que se subieran al transporte público y se dieran cuenta cómo está la situación con nosotros”

En Baja California Sur el 16.3% de la población presenta una limitación en la actividad cotidiana, discapacidad o algún problema o condición mental, según informes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)

Luis Barrera