Energía eléctrica se “come” el 40% de los ingresos de restaurantes

0
938
Mesa de restaurante de Los Cabos

La temporada de verano resultó ser un verdadero desafío para el sector restaurantero de Los Cabos, ya que enfrentaron no solo las altas temperaturas, sino también los altos costos asociados al enfriamiento de sus establecimientos y productos. La necesidad de mantener sistemas de refrigeración operando constantemente impactó negativamente en sus ganancias, lo que generó preocupación en la industria.

Paloma Araos Wilkes, presidenta de la CANIRAC en Los Cabos, resaltó la magnitud del problema al revelar que durante el verano, el gasto de energía eléctrica se convirtió en un peso significativo, representando el 40% de los costos totales de operación de los restaurantes. Esto se sumó a las dificultades experimentadas durante los apagones, donde varios establecimientos se vieron obligados a suspender sus operaciones debido a daños en sus equipos o la falta de energía eléctrica para brindar su servicio a los clientes.

“Si es más equipo el que nosotros tenemos dentro de nuestras instalaciones y afecta porque tenemos que pagar muchas cosas, encima de todo el recibo de energía eléctrica, que eso no te lo perdonan. Si es preocupante el incremento en las tarifas a la población en general, pero también a la industria restaurantera. ¿Cuánto representa de su gasto este servicio? como el 40% aproximadamente”.

Durante la temporada alta que abarca el otoño, el invierno y parte de la primavera, los empresarios restauranteros expresaron que este período se vuelve rentable para hacer frente a los costos de energía eléctrica. Durante estos meses, el consumo de electricidad disminuye, al tiempo que sus ingresos aumentan significativamente gracias a la afluencia de turistas que visitan la región.

Araos Wilkes destacó que el gobierno estatal debe entablar conversaciones con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para buscar la inclusión de Baja California Sur en un programa de tarifas especiales destinado a estados con climas más extremos. Esta iniciativa tiene el propósito de evitar que los costos energéticos afecten los ingresos de los negocios locales, brindando un respiro económico a la industria restaurantera de la región.

“En temporada altas si es rentable, llega un poco menos el costo del recibo. Este fue un septiembre muy bajo y nos afectó bastante. (00:48) LIGAR CON (00:56) Abra restaurantes que ya no podrán seguir generando para los gastos de operación y el pago de la luz, esto también se tendría que ver con el gobierno del estado para ver si se puede meter alguna iniciativa, para que las tarifas se cobren como en otros estados que registra temperaturas más altas”.

A mediados del 2023, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció un aumento del 7.1 por ciento en las tarifas de energía eléctrica en todo el país, atribuido a un ajuste inflacionario. Este aumento generó preocupación en sectores productivos como el restaurantero, ya que anticiparon que podría tener un impacto negativo en sus ganancias económicas. La noticia del incremento de las tarifas eléctricas planteó desafíos adicionales para las empresas, que ya enfrentan costos significativos relacionados con la energía en un entorno de altas temperaturas y necesidades de refrigeración constantes.

Luis Castrejón