Consejos para elegir frutas si padeces diabetes: evita estas variedades

Es esencial que las personas con diabetes trabajen junto a profesionales de la salud, como dietistas o médicos, para diseñar un plan de alimentación
0
521
Diversidad de fruta picada en un vaso de vidrio

Las frutas son una parte esencial de una dieta equilibrada para la mayoría de las personas, pero para aquellos que tienen diabetes, la elección de las frutas adecuadas puede marcar una gran diferencia en el control de los niveles de azúcar en sangre.

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas de Estados Unidos, algunas frutas tienen un alto índice glucémico (IG) y deben consumirse con moderación o evitarse por completo por su efecto en los niveles de glucosa.

Plátano: Esta fruta, tan popular por su sabor y versatilidad, tiene un IG medio a alto debido a su contenido de carbohidratos y azúcares naturales como la glucosa, fructosa y sacarosa. Para quienes padecen diabetes, es importante moderar su consumo y considerarlo dentro de su plan de alimentación global.

Entérate: Las consecuencias de morderse las uñas; ¿cómo dejar de hacerlo?

Mango: Otro ejemplo es el mango, una fruta jugosa y deliciosa que también tiene un IG medio a alto debido a su contenido de carbohidratos y azúcares naturales. Se sugiere evitar su consumo en casos de diabetes gestacional o consumirlo con moderación bajo supervisión médica.

Pasas de uva: Estas pasas tienen un IG más alto que las uvas frescas debido a la concentración de azúcares. Es fundamental que las personas con diabetes las consuman con moderación para evitar picos en los niveles de azúcar en sangre.

Cerezas y otras frutas enlatadas: Las frutas enlatadas, como las cerezas y los duraznos, pueden contener altas cantidades de azúcar agregada en forma de almíbar. Este azúcar añadido puede elevar significativamente el contenido de azúcar de estas frutas, por lo que se recomienda limitar su consumo o elegir variedades sin azúcares añadidos.

Piñas: La piña, conocida también como ananá, posee un contenido natural de azúcares que puede afectar los niveles de glucosa en sangre. Las personas con diabetes deben consumirla con moderación y dentro de los límites de su plan de alimentación individualizado.

Es esencial que las personas con diabetes trabajen junto a profesionales de la salud, como dietistas o médicos, para diseñar un plan de alimentación personalizado que se ajuste a sus necesidades específicas. Esto incluye la elección adecuada de frutas y el control de las porciones para mantener niveles de azúcar en sangre estables y una salud óptima.

Efrén Urrutia
EtiquetasDiabetes