Una fundación que nació del amor a las personas con discapacidad, FANE “Reynaldo Araiza Juárez”

La Fundación de Apoyo para Niños Especiales “Reynaldo Araiza Juárez” ofrece a un espacio de atención a personas con discapacidad
0
689
Niño en silla de ruedas

La Fundación de Apoyo para Niños Especiales (FANE) “Reynaldo Araiza Juárez” nació hace 30 años cuando padres de familia de Baja California Sur y de Baja California notaron que faltaban espacios que atendieran a niños y jóvenes con discapacidad. Magdalena Juárez Araiza es fundadora de esta organización civil y, a la fecha, continúa impulsando y coordinando los trabajos de la misma.

En entrevista para CPS Noticias, relató que ella y otros padres tuvieron que prepararse, fuera del estado, para atender ellos mismos a sus hijos con discapacidad debido a que en la media península no había sitios donde pudieran brindarles apoyo.

Por ello, decidieron abrir un centro de atención en La Paz, para que las familias tuvieran un lugar al que acudir y en el cual las personas con discapacidad, principalmente aquellas con discapacidad intelectual, pudieran desarrollar habilidades para la vida cotidiana.

“Estamos aquí por convicción y por amor porque está forjado y formado con el amor de una familia, como lo hicimos en aquel entonces mi esposo y yo por nuestro hijo Reynaldo. Ya ella trascendieron, pero nosotros tenemos que seguir para honrarlos y mi entrega siempre va a ser para las personas con discapacidad en este rubro, intelectual”, dijo.

Aunque después aparecieron los centros de atención múltiple, a cargo de las autoridades gubernamentales, la Fundación “Reynaldo Araiza Juárez” sigue teniendo un papel trascendental, pues en ella se reciben a personas que, por su edad, ya no pueden acudir a esos sitios. En la fundación actualmente atienden a personas de entre 15 y 60 años de edad.

“Tenemos ahorita 20 niños, a 20 personas, pero nuestra capacidad es muy grande, es como para 120 personas. Tenemos siete salones, cuatro áreas de equipo grande para las actividades de talleres, pero lo que tenemos nosotros ahorita es lo que podemos atender a ellos porque nosotros no sostenemos con la contribuciones de los padres. Entonces no hay presupuesto, no hay recursos”, declaró.

Las actividades en el centro se inician a las 7:45 horas. A lo largo de la jornada, se realizan dinámicas lúdicas y académicas. Además, se tienen sesiones de activación física y rehabilitación. En el ámbito académico, Lorena Araiza, coordinadora de estas actividades, indicó que se centran en las capacidades y avance que tiene cada alumno.

“Nosotros nos regimos por calendarios mensuales. Hacemos, por ejemplo, calendario de enero, calendario de febrero, y las actividades que hay más comunes en la sociedad las traemos aquí. Por ejemplo, en enero, lo de la rosca de reyes. Para febrero tenemos el carnaval, 14 de febrero, lo que se va a ver comercialmente, también lo hacemos aquí y hacemos actividades lúdicas, pero todo va acoplado de acuerdo a lo que ellos pueden realizar”, precisó.

La fundación ha salido adelante gracias a las aportaciones de los padres de familia, mismas que se determinan de acuerdo a estudios socioeconómicos, y las actividades de recaudación de fondos. Entre las necesidades actuales del centro, se encuentran la rehabilitación de los baños y el cambio de piso en algunas aulas. Para ello, la fundación espera recibir el apoyo de la ciudadanía.

 

GC/LLG

Andrea Villarreal