Emerge Sociedad Civil hacia la contienda electoral 2024

En nuestro país estamos inmersos en nuevos acontecimientos de corte político, estamos presenciando los 70 días de recorrido de las “corcholatas”
0
770
Columna Convicciones de Jorge Villanueva

El tiempo empieza a fluir a una velocidad inesperada, y es que la línea del tiempo marca la cantidad de sucesos que se presentan. Y en nuestro país estamos inmersos en nuevos acontecimientos de corte político, estamos presenciando los 70 días de recorrido de las “corcholatas” y todo parece indicar que en la 4T no se levanta el entusiasmo en los recorridos, a pesar de las miles y miles de bardas y espectaculares en todo el territorio nacional.

Y el entusiasmo está ausente por el acartonamiento impuesto en las giras, “las corcholatas” están impedidas al debate y no se pueden plantear conceptos ni ideas propias.

El Primer Ejecutivo de la nación está urgido de consolidar su cuarta transformación y, para esto se requiere el control político y militar del país un sexenio más. De tal forma que es menester tener en el puño la fidelidad de la corcholata que su dedo elija por medio de encuestas. Y con la mayoría calificada en el Congreso que requiere para reformar la Constitución. Poco o nada importa la legalidad, precepto que se sintetiza con la sentencia “no me salgan con que la ley es la ley”.

La primera semana de esta experiencia todo marchó como se había trazado en Palacio Nacional. En Morena se pensaba que todo estaba solucionado para el 2024, daban por sentado que el soberano del palacio iba a poder dejar sucesora y con solo resolver la unidad de las otras cinco corcholatas, el 2024 se tornaría en un día de campo.

Pero en política siempre surgen elementos inesperados y Claudia Sheinbaum ya en campaña no emociona ni a su propio equipo. Si don Augusto era el plan B del Presidente, el exsecretario de gobernación se ha desplomado con su monotonía e insipidez.

Y Marcelo Ebrard está advirtiendo a Morena que no dejará pasar ninguna jugada en su contra en las encuestas, a pesar del compromiso de aceptación del resultado. El excanciller comienza a hablar de la posibilidad de salirse de la 4T y del partido Morena si pierde la encuesta.

Xóchitil Gálvez

Y en este rebuscado escenario de pronto irrumpe quien era la más fuerte posibilidad para gobernar la Ciudad de México, desatando por todo el país la “Xóchitl manía”. Y todo indica que quien la lanzó a buscar la silla presidencial fue el propio Andrés Manuel López Obrador, al no abrir las puertas de palacio a pesar de que Xóchitl tocó la puerta con un mandato judicial a su favor.

Con un muy oportuno y sorpresivo video corrió por toda la nación a través de las redes y prensa formal el perfil de Xóchitl Gálvez. Un perfil que encaja en el “lopezobradorismo” mejor que el de cualquiera de las corcholatas.

Se presenta como una mujer mexicana creativa y audaz, sin pizca de complejos y con un historial venido del indigenismo, con todo en contra en el México rural y, salir adelante en este país de machos y patriarcados. Pero, a una semana de su aparición, y a pesar de los ataques del oficialismo, Xóchitl ya comanda la conversación digital en todas las redes sociales.

Ha causado tanta expectación el fenómeno Xóchitl a nivel nacional que, del 26 de junio al 2 de julio, la conversación en torno a la Senadora tuvo un alcance de 111.1 millones de personas, con un sentimiento predominantemente positivo de 65% de la conversación y 35% negativo.

Debajo de ella, con 109.2 millones de alcance digital, viene Claudia Sheinbaum, con prácticamente el mismo porcentaje de positivos y negativos. En una semana alcanzó a la preferida de Palacio nacional que prácticamente desde el 2018 está en campaña, a pesar del tropiezo del 2021 en las alcaldías de la Ciudad de México.

Xóchitl Gálvez tiene cerca de 10 días imponiendo la agenda nacional. Es sumamente polémica, es valiente y tiene sólidos argumentos propios, sin duda será una rival dura de vencer en el debate cara a cara.

Nos esperan tan solo 11 meses que se irán con suma rapidez, cada semana estará colmada de acontecimientos; y estos acontecimientos mueven el escenario estatal en Jalisco y por supuesto en Vallarta. Como sociedad civil estaremos expectantes de cada semana y sus movimientos.

Lo que es un hecho, es que la gran emergente para esta contienda del 2024 es la Sociedad Civil y prueba de ello son las marchas a nivel nacional. Hay que recordar que Xóchitl Gálvez no pertenece a ningún partido político y a pesar de muchos, es emergente de la sociedad civil.

EtiquetasColumna