Caso Jonathan; su padre denuncia 14 años de complicidad e impunidad

0
1296
Asesinato de Jonathan Hernández

A casi 14 años del homicidio de Jonathan Hernández, su padre, Daniel Hernández, volvió a manifestarse en la explanada del Centro de Justicia Penal de Baja California Sur para exigirle al gobierno, Víctor Manuel Castro Cosío, que esclarezca el crimen de su hijo.

Cuatro gobernadores y seis procuradores de justicia que han desfilado en las administraciones estatales tras el atentado en contra del joven abogado no han podido resolver el homicidio ocurrido la madrugada del 4 de marzo del 2010, afuera del bar Las Micheladas, que estaba ubicado a unos pasos del malecón de La Paz.

El padre de Jonathan alzó la voz para reclamar a las autoridades los nulos avances en las investigaciones que lleven a la captura de los responsables de la muerte de su hijo. Según el jefe de familia, funcionarios públicos en activo estarían involucrados en el caso.

“Se comprometieron a hacerme justicia, a castigar a los asesinos de mi hijo, fuera quien fuera, y la cosa fue al revés. Todo mundo dice que estas personas que participaron como presuntos homicidas de mi hijo están en cargos públicos, algunos ya hasta quieren ser presidentes municipales de Los Cabos: impunidad terrible, corrupción terrible. Por eso coloqué una manta en el Centro de Justicia para que todos sepan que Víctor Castro esconde a los culpables de quitarme a mi hijo”.

La frase escrita en una lona visible en la explanada del Centro de Justicia va dirigida al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. En ella, se señala directamente al gobernador de Baja California Sur, Víctor Castro, de encubrir y proteger a los asesinos de Jonathan. Son muchos años de irregularidades en los procesos, de inconsistencias en las carpetas de investigación del caso y de varias incógnitas en relación con la identidad de los responsables de quitarle la vida a Jonathan, según su padre.

“Yo creo que si Víctor Castro hubiera hecho las cosas bien, no pasara nada, pero desde un principio se negó a esclarecer el caso de Jonathan, como lo hicieron todos los gobernadores. Yo creo que todos los gobernadores que han pasado desde que pasó lo de mi hijo han sido monigotes de Narciso Agúndez. ¿Por qué protegen a los asesinos de mi hijo? Proteger es ser monigotes de la familia Agúndez. Víctor Castro ni se diga, es un títere de los Agúndez, una vergüenza. Todo mundo lo sabe. Las personas que están a un lado de Víctor, si él les pregunta quién mató a mi hijo, prometiéndoles que no los va a correr, se lo van a decir, él sabe todo”.

Daniel Hernández también acusó públicamente a familiares del exgobernador de Baja California Sur, Narciso Agúndez Montaño, de participar en la escena del crimen donde falleció Jonathan. De acuerdo con sus palabras, ellos serían unos de los principales involucrados en el caso, pero estarían siendo cobijados por el ex mandatario estatal que supuestamente aún goza de amplio poder en el aparato gubernamental de la entidad.

Según las indagatorias referentes a este caso, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) mantiene activas las carpetas de investigación: LPZ/010/HOM/2010 y LPZ/028/HOM/2014. La primera, abierta días posteriores al homicidio de Jonathan; la segunda, abierta cuatro años después en seguimiento a los hechos.

Daniel aseguró que ninguna de ellas ha mostrado avances para la resolución del crimen, ya que anteriores procuradores de Justicia y magistrados del Tribunal de Justicia manipularon durante todos estos años las pruebas y evidencias para que nunca saliera a la luz la verdad. Además de los familiares de Narciso Agundez, también señaló a un familiar de otro ex gobernador del estado, Leonel Cota Montaño, como otro de los partícipes en el atentado contra Jonathan.

“El esclarecimiento todos sabemos que fue una porquería. Los expedientes fueron viciados, el último ex procurador Gamil Arreola, junto con Daniel Gallo, ex presidente del Tribunal, se unieron ellos cuando estaba Marco Covarrubias como gobernador para liberar a todos los sospechosos del asesinato de mi hijo. Ese par de delincuentes se dedicaron a elaborar un expediente para exonerarlos. Muchos testigos coincidieron que uno que los que disparó en contra de mi hijo es sobrino de Leonel Cota Montaño, así que ahí es importante que tomen cartas en el asunto, ya no son solo los parientes de Narciso”.

Entre los detenidos a lo largo de estos 14 años por la muerte de Jonathan, figuran por su presunta participación en los hechos Emilio González Rubio Ojeda (sobrino del exprocurador de Justicia Fernando González Rubio Cerecer), Gary Gaines Hidalgo, Alonso Jazziel Soto Murillo y Carlos Alejandro Castro Castro, sobrino del actual gobernador de Baja California Sur, Víctor Castro Cosío, y líder de una banda de jóvenes conocida como “Los Bebos”, que cobró mucha notoriedad a principios y mediados de los 2000s por protagonizar riñas en zonas de bares y presuntamente cometer delitos como robos y asaltos en el municipio de La Paz.

Más de una década después del asesinato de Jonathan su caso sigue siendo una “caja china” que no ha logrado descifrarse a pesar de las supuestas labores de inteligencia a cargo de las autoridades de justicia. La identidad de sus asesinos y el móvil del crimen sigue siendo un misterio, orillando al padre del fallecido a manifestarse en las instalaciones de la Procuraduría de Justicia y a pedir el apoyo de la sociedad para resolver el homicidio de su hijo, que sigue impune hasta hoy.

GC

Imberth Rondero
EtiquetasAsesinatoPGJE