Trasplantan ojo entero a hombre de Nueva York, el primer procedimiento en la historia

La operación consistió en la extracción de parte de la cara y del ojo izquierdo de un donante, que fueron luego injertados en Aaron James
0
1164
Eduardo Rodríguez (derecha) fue uno de los cirujanos que dirigió el trasplante de Aaron James (izquierda).

Un importante avance en la medicina mundial es el que se registró en Nueva York, Estados Unidos, donde se realizó el primer trasplante de un ojo entero a nivel internacional, un procedimiento médico considerado “un enorme avance para la ciencia”.

Fue Aaron James, un hombre de 46 años, a quien, el pasado 27 de mayo del 2023, le fue trasplantado un ojo del lado izquierdo tras haberlo perdido en un accidente con líneas eléctricas, explicó la BCC. Se trató de un reemplazo de rostro que necesitó de la intervención de 140 profesionales de la salud.

Este jueves 9 de noviembre el equipo de cirujanos dijo que James se recupera satisfactoriamente, sin embargo, todavía no se sabe si el paciente recuperará realmente la vista.

“El mero hecho de que hayamos logrado el primer trasplante exitoso de un ojo completo con un rostro es una hazaña tremenda que muchos habían pensado durante mucho tiempo que no era posible”, dijo el médico Eduardo Rodríguez, uno de los cirujanos principales del equipo.

¿En qué consistió el primer trasplante de un ojo entero?

La operación consistió en la extracción de parte de la cara y del ojo izquierdo de un donante, que fueron luego injertados en Aaron James, un operario de 46 años que sobrevivió a una descarga eléctrica de 7,200 voltios en junio de 2021.

Aaron James sufrió graves lesiones, incluida la pérdida del ojo izquierdo, el brazo izquierdo por encima del codo, la nariz, los labios, los dientes delanteros, la zona de la mejilla izquierda y la barbilla hasta el hueso. Referido a NYU Langone Health, un centro líder en reconstrucción facial, James se convirtió en el candidato ideal para esta intervención pionera.

Familia de Aaron James

Foto: REUTERS

El procedimiento, dirigido por Eduardo Rodríguez, duró 21 horas y empleó guías de corte en tercera dimensión específicas para cada paciente. Aunque el ojo trasplantado ha mostrado signos de buena salud, incluido un flujo sanguíneo directo a la retina, aún no se puede confirmar si James recuperará la vista. A pesar de ello, el paciente expresó su agradecimiento tanto al equipo médico como a la familia del donante, destacando la segunda oportunidad de vida que le han proporcionado.

Efrén Urrutia
EtiquetasMedicina