40 muertos; 17 lesionados y Garduño sigue impune

0
288

Aunque usted no lo crea, a un año de la tragedia de migrantes en Ciudad Juárez, en la cual murieron 40 personas y 17 resultaron con heridas de consideración, el Director del Instituto Nacional de Migración sigue en su puesto tan tranquilo como el más inocente del país.

A pesar de las 69 recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) que fueron notificadas desde el 2018 al Instituto Nacional de Migración, aún con la tragedia, Garduño sigue tan campante bajo el cobijo cómplice del presidente López Obrador.

A pesar de los más de 40 motines en las estaciones migratorias del país registrados a partir del inicio del presente gobierno federal, el todavía Director del INM recibe sueldo, prestaciones y viajes a cargo del erario sin que ninguna autoridad lo inquiete.

A pesar de que en lo que va del sexenio de AMLO se han registrado más muertes (55) dentro de las instalaciones del INM que en cualesquiera de los sexenios anteriores, Paco Garduño continúa con su rutina sin mostrar remordimiento o arrepentimiento alguno.

Hasta el día de hoy, hay 11 ciudadanos vinculados a proceso por la tragedia de Ciudad Juárez pero ninguno de ellos ha sido sentenciado, y el comisionado Francisco Garduño sigue durmiendo tranquilo sabiendo que goza del manto protector del presidente López Obrador.

En cualquier otro país del mundo, incluso en América Latina, por vergüenza, por dignidad, por ética o por la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la Ley, el Presidente de una República Democrática ya lo hubiera destituido y estaría sujeto a proceso judicial. Pero en nuestro México, la protección y encubrimiento de los leales y fieles se otorga cueste lo que cueste porque amor con amor se paga.