¡Alerta! Aumentan las estafas cibernéticas en La Paz

Otros dos casos de extorsión virtual se dieron a conocer en redes sociales, dos mujeres denunciaron haber sido víctimas de estafas con la compra de un vehículo y con la falsa localización de un perrito
0
1048
Reporte de estafa cibernetica

A través de grupos sociales de Facebook se difundieron otras dos denuncias de víctimas de extorsión virtual en Baja California Sur. En el primero de los casos, una habitante del municipio de La Paz se llevó una amarga experiencia cuando buscaba comprar un vehículo usado.

La afectada contactó por mensajería instantánea a la presunta vendedora de un coche, quien la estafó con la compra del medio de transporte. Según el testimonio de la mujer, la propietaria del auto, quien supuestamente vive en Ciudad Constitución, en el municipio de Comondú, le pidió una transferencia para llevarle la unidad en venta hasta la puerta de su casa en la capital del estado.

Aparte de los mil pesos que le solicitó para los gastos de gasolina, le explicó que necesitaba otros mil pesos más para afiliar el automotor a ONAPPAFA y evitar inspecciones en la carretera. Sin embargo, el vendedor compartió una ubicación y una copia de la credencial de elector de otra persona que ya había sido engañada por la misma vendedora, según la denunciante.

La víctima se dio cuenta demasiado tarde. Ya le había realizado una transferencia por dos mil pesos a la extorsionadora, quien bloqueó sus números y cerró sus cuentas personales luego de recibir el dinero. La mujer se quedó sin vehículo nuevo y sin el monto económico que depositó de buena fe.

Mujer reporta estafa

En el segundo caso, la dueña de un perrito reportado como extraviado también cayó en una extorsión durante la búsqueda de su mascota. Luego de varios días sin saber el paradero de su perrito “Koke”, la mujer recibió la llamada de una persona que le dijo que lo había encontrado. El supuesto hallazgo del can habría sido confirmado por su foto y los datos personales de su propietaria incluidos en varias fichas de búsqueda del perrito pegadas en distintos puntos urbanos de La Paz.

El extorsionador se aprovechó de que la dueña de “Koke” ofrecía recompensa por su localización y le pidió una transferencia para pagar la gasolina que gastaría en llevarle al perrito hasta su domicilio, pero todo se trató de una estafa. Luego de hacer el depósito, la mujer intentó hablar nuevamente con la persona que según tenía resguardado al animalito, pero descubrió que había sido bloqueada del número telefónico desde donde la contactaron.

La mujer vio derrumbada la esperanza de volver a reunirse con su perrito después de la estafa. Pese a que las dos recientes denuncias de extorsión virtual han sido tomadas por las autoridades de la Policía Cibernética Estatal, las investigaciones de ambos casos continúan con la intención de poder detectar a los extorsionadores para evitar que sigan obteniendo dinero fácil apoyándose del alcance que tienen las redes sociales.

 

LLG

Imberth Rondero
EtiquetasEstafas