CCE propone legalizar y capacitar a migrantes para abordar la escasez de mano de obra

0
1409
Capacitar migrantes

En respuesta a la creciente demanda de mano de obra en el sector privado para impulsar el “nearshoring”, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ha propuesto la legalización y capacitación de migrantes que atraviesan México en su camino hacia Estados Unidos.

El presidente del CCE, Francisco Cervantes, sostuvo que esta medida podría abordar dos problemas simultáneamente: la migración y la escasez de personal. 

“Si el gobierno legaliza a los migrantes, podemos capacitarlos en colaboración con instituciones académicas y aprovechar su talento y experiencia. Esta fuerza laboral es sumamente necesaria a nivel regional, no solo en México”, declaró durante la firma de un convenio con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Cervantes destacó que, ante el potencial de inversiones que están llegando a México y América del Norte, se requiere una amplia disponibilidad de mano de obra, que actualmente escasea en varios sectores. Además, consideró que esta acción es necesaria por razones humanitarias.

México, como país de tránsito para migrantes de Centroamérica y Sudamérica con destino a Estados Unidos, se enfrenta a una situación migratoria “bastante severa”, según el presidente del CCE. En este sentido, destacó la importancia de aprovechar esta realidad y promover la legalización por parte del gobierno mexicano.

“Al legalizar su estatus, podemos pasar de la informalidad a la formalidad, y las empresas estadounidenses también podrían solicitar a migrantes con talento. Esto ayudaría a reducir la informalidad, un aspecto que preocupa tanto a nivel nacional como a nivel de seguridad nacional para Estados Unidos”, consideró Cervantes.

La propuesta del CCE busca establecer un enfoque integral que promueva la regularización de migrantes y su capacitación en conjunto con el sector empresarial y las instituciones académicas. Esta medida no solo abordaría la escasez de mano de obra, sino que también fomentaría la inclusión y el desarrollo económico tanto para los migrantes como para las empresas que requieren personal cualificado.

Un claro ejemplo de la creciente demanda de mano de obra se ha observado en ciudades como Puerto Vallarta; lugar en que durante la pandemia, muchas empresas tuvieron que despedir a sus empleados, lo que llevó a que muchos de ellos optaran por emprender sus propios negocios o buscar empleo en sectores informales. Como resultado, una considerable cantidad de trabajadores ya no regresaron a las empresas formales para laborar.

Adolfo Torres