Enormes “cráteres” se dejan ver por las calles del malecón de La Paz

Los habitantes señalaron que se requiere intervención urgente por parte de autoridades municipales
0
670
Enorme bache en calle del malecón de La Paz

Las malas condiciones de las calles en la capital del estado, fue una de las consecuencias ocasionadas por las fuertes lluvias del 1 de septiembre en La Paz. Tal es el caso de la calle Miguel Hidalgo y Costilla, casi esquina con Paseo Álvaro Obregón; lugar en la que frecuentemente transitan turistas y comerciantes.

Entérate: Esquivando basura, zancudos y hoyos; así quedo la colonia La Pasión tras fuertes lluvias en La Paz

Los ciudadanos señalaron que esto ocurre año tras año; en cuanto acontece una lluvia intensa, tormenta o huracán, las calles se dañan hasta el grado de quedar como “cráteres”, con el asfalto levantado, huecos de gran profundidad e inclusive socavones:

“Siempre ha estado así, pero lo hacemos como que no vemos. La calle siempre ha estado así, en malas condiciones, llueve y ya vio usted ahí, cómo está ahorita. La mala condición de la calle, está pésima, y ustedes se están dando cuenta. Pueden ir a ver ahí, qué más puedo decir que lo que no sepan ya”, expresó Guadalupe, una comerciante.

Por lo tanto, es un tema constante, que debe ser atendido a la brevedad, pero es necesario principalmente realizar un trabajo de mantenimiento a profundidad. Es decir, que la intervención por parte de autoridades municipales sea con el objetivo de restaurar las calles con planes a largo plazo, indicó la ciudadanía:

“Es una calle muy transitada y sabemos que estamos en zona turística y sabemos que el gobierno pone todo de su parte, pero que le pongan ganas porque aquí necesitamos que esté limpio, que esté bien para que la gente se vaya con un buen gusto de aquí de La Paz”, mencionó David, un ciudadano.

Cabe destacar que el mal estado de la zona causó furor entre turistas, quienes incluso “jugaban” a esquivar los pedazos de las calles entre la vialidad, e intentaban no caer en los hoyos, aunque para algunos les resultaba difícil.

Sofía Apodaca