Gobernador de BCS veta reforma que tipificaba los discursos de odio

Por no considerarse su impacto presupuestal, el gobernador de BCS vetó la reforma al Código Penal que tipificaba los discursos de odio
0
705
Marcha LGBT en La Paz

El gobernador de Baja California Sur, Víctor Manuel Castro Cosío, vetó la reforma que tipificaba los discursos de odio en el estado. En oficio enviado el 30 de abril de 2024, el mandatario estatal informó que ejercía el veto total al decreto 3032.

Dicho decreto, reformaba el Código Penal de Baja California Sur y adicionaba el artículo 205 Ter, tipificando los discursos de odio como un delito. De acuerdo con Castro Cosío, dichas modificaciones tienen un impacto presupuestal que no fue considerado por la comisión dictaminadora.

“La comisión de referencia solo ordenó ajustar las partidas presupuestales sin ningún sustento documental de lo que impactaría tal ajuste al presupuesto, sin embargo, la comisión debió de solicitar ante la Secretaría de Finanzas y Administración del Estado su realización”, se lee en el documento

La reforma al Código Penal buscaba sancionar a todo aquel que discriminara o incitara a cualquier acto de violencia en contra de una persona por razón de su religión, origen étnico, nacionalidad, raza, color, ascendencia, género, orientación sexual y otro factor de identidad.

El veto de esta reforma ha sido cuestionado por los colectivos LGBT+ en el estado, quienes señalan que se trata de un retroceso en la lucha de la comunidad. Dentro del Congreso del Estado, la diputada María Guadalupe Moreno Higuera se mostró en contra de la decisión del Ejecutivo.

“El discurso de odio está aumentando en gran medida por las plataformas digitales que magnifican el alcance del discurso y, por ende, sus consecuencias nocivas. Por ello, hago un llamado enérgico para aplicar lo establecido en el marco de los tratados nacionales e internacionales para regular esta figura y poder combatir la intolerancia, la estigmatización, la discriminación y la incitación a la violencia”, declaró en tribuna.

Tras este veto, la iniciativa de reforma podría pasar de nueva cuenta por la comisión dictaminadora para que los diputados analicen y apliquen las observaciones del gobernador.

GC

Andrea Villarreal