Indignación mundial por bombardeo israelí en un campo de desplazados de Rafah

El bombardeo en Rafah se llevó a cabo en la noche del domingo en el marco de la ofensiva emprendida por Israel contra Hamás
0
289

Israel se enfrenta este lunes a una ola de condenas internacionales por un bombardeo que, según las autoridades de Gaza, mató a 45 personas en un campo de desplazados en Rafah, en el sur del territorio palestino, gobernado por el movimiento islamista Hamás.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, lamentó un “accidente trágico” y anunció que su gobierno estaba “investigando” lo sucedido. 

El bombardeo se llevó a cabo en la noche del domingo en el marco de la ofensiva emprendida por Israel contra Hamás hace más de siete meses, a raíz del mortífero ataque de comandos islamistas de Hamás en territorio israelí el 7 de octubre.

El Ministerio de Salud de la Franja de Gaza informó de que “la masacre” en Rafah había dejado “45 muertos” y “249 heridos”.

Según el ejército israelí, el bombardeo tenía como objetivo a milicianos de Hamás y los aviones lograron golpear “una instalación” del grupo islamista, matando a dos altos cargos.

La ONU pidió a Israel llevar a cabo una investigación “exhaustiva y transparente” sobre el bombardeo y Estados Unidos urgió al país a “tomar todas las precauciones para proteger a los civiles”.

“Ya no hay lugar seguro en Gaza. Este horror debe parar”, publicó en redes sociales el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Diplomáticos anunciaron que el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el martes en una sesión de emergencia para discutir el ataque.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo en la red social X que “estas operaciones” deben “cesar” y el jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, afirmó estar “horrorizado” por la noticia.

“Estamos investigando. Cualquier pérdida de vidas, de vidas civiles, es grave y terrible”, declaró Avi Hyman, portavoz del gobierno israelí, asegurando que Israel “intenta limitar las víctimas civiles”.

jb

EtiquetasGuerraRafah