Los Cabos líder en incidencia delictiva de Baja California Sur: Semáforo Delictivo

: El municipio de Los Cabos se destaca por concentrar el mayor número de indicadores rojos en diversos delitos, especialmente en violencia familiar.
0
1760
escena del crimen acordonada

El municipio de Los Cabos se destaca por concentrar el mayor número de indicadores rojos en diversos delitos, especialmente en violencia familiar. La situación requiere atención y acciones para garantizar la seguridad en la región.

Según el último informe del Semáforo Delictivo de Baja California Sur correspondiente al mes de mayo, se observó una ligera disminución en la incidencia delictiva en comparación con el mes anterior. De las seis luces rojas que se registraron en abril, el estado redujo la cifra a cinco en mayo, abarcando los delitos de extorsión, narcomenudeo, lesiones, violación y violencia familiar.

Semáforo delictivo de mayo

El informe destacó que el municipio de Los Cabos presenta la mayor incidencia delictiva, ya que concentra el mayor número de indicadores rojos en los delitos mencionados anteriormente. Específicamente, la violencia familiar registró 133 casos, lo que representa el 50,9% del total de casos en el estado.

En segundo lugar, se encuentran La Paz y Comondú, ambos con cinco indicadores rojos en diversos delitos. La capital del estado experimentó un aumento en los delitos de extorsión, narcomenudeo, robo a vehículo, lesiones y violencia familiar. Por su parte, el municipio de Comondú presentó incrementos en robos a viviendas y negocios, narcomenudeo, lesiones y violación.

En el caso de Mulegé, ocupó el tercer lugar en delitos como robo a viviendas, lesiones y violencia familiar. Por último, Loreto solo mostró un indicador rojo en la categoría de narcomenudeo, mientras que el robo a viviendas se encuentra en color amarillo.

Es importante destacar que los delitos marcados en rojo en el semáforo delictivo se mantuvieron en comparación con mayo de 2022. Sin embargo, se observó un aumento en las luces amarillas en los delitos de robo a negocios, viviendas y vehículos. Si las autoridades no implementan medidas para reducir esta incidencia, es posible que estas conductas continúen incrementándose.

Daniela Lara