México y EEUU en desacuerdo sobre producción del fentanilo

Contrastan las versiones de autoridades mexicanas y estadounidenses en torno a la elaboración, producción y distribución de esta letal droga
0
1241
Autoridades mexicanas y estadounidenses en la CDMX

En una conferencia de prensa tras el reciente “Diálogo de Alto Nivel”, celebrado entre funcionarios de México y Estados Unidos, se evidenció un claro desacuerdo en las versiones presentadas por ambos países sobre la producción y procesamiento del fentanilo, el opioide sintético que ha causado miles de muertes por sobredosis en territorio estadounidense.

La secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Rosa Icela Rodríguez Velázquez, enfatizó durante su intervención que México no es un productor de fentanilo y que en su territorio no existen laboratorios habilitados por grupos criminales para su elaboración.

“Reiteramos la cuestión del seguimiento de los precursores químicos, ya que México no es un productor de fentanilo, es un país de tránsito y en el país no se han detectado laboratorios dedicados a ello,” declaró Rodríguez Velázquez.

Sin embargo, el fiscal de Estados Unidos, Merrick Garland, adoptó una posición divergente al afirmar que el fentanilo es producido por los cárteles mexicanos, y que la cadena de suministro de este precursor comienza con empresas de productos químicos en China, informó El Universal.

“Estamos afrontando a estos cárteles que son responsables de la muerte de ciudadanos mexicanos y de otras nacionalidades. Además, el fentanilo producido por los cárteles es la peor droga que hayamos visto”, expresó Garland.

El fiscal estadounidense agregó:

“Nosotros sabemos que la cadena de suministro del fentanilo mundial inicia en China; luego, los cárteles de Sinaloa y Jalisco están produciendo el fentanilo y lo están traficando. Esto lleva a que cruza por nuestra frontera y a las organizaciones de narcotráfico relacionadas con los cárteles en los Estados Unidos.”

DEA asegura que fentanilo se fabrica en México pese a negación de AMLO

Este desacuerdo entre México y Estados Unidos sobre la producción y tráfico de fentanilo es un tema que continuará siendo objeto de discusión en las relaciones bilaterales entre ambos países, ya que la lucha contra este peligroso opioide sintético sigue siendo una preocupación prioritaria para ambas naciones.

EE. UU. acusa a empresas chinas y ejecutivos de crímenes relacionados con el fentanilo y opioides

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha lanzado acusaciones contundentes contra ocho empresas chinas y doce de sus ejecutivos, en relación con crímenes vinculados a la producción, distribución e importación de fentanilo y otros opioides en territorio estadounidense.

El fiscal general del Estado, Merrick Garland, dio a conocer estas imputaciones en una comparecencia de prensa, subrayando que estas revelaciones apuntan a que los componentes precursores del fentanilo utilizados, provienen principalmente de empresas químicas con sede en China.

Las empresas bajo acusación se han valido de la venta de estos productos a través de anuncios en internet, utilizando diversas plataformas. Para evadir la jurisdicción de la Justicia estadounidense, han empleado tácticas engañosas, como direcciones de devolución falsas, facturación fraudulenta y etiquetados falsos, incluso utilizando envases diseñados para ocultar la verdadera naturaleza de los productos, llegando a utilizar bolsas de comida para perros como camuflaje.

Fentanilo en medicamentos

El fiscal general ilustró un caso específico en el que una de estas empresas comercializaba la xilazina, una sustancia utilizada para intensificar los efectos del fentanilo y, por ende, aumentar su valor en el mercado. A diferencia de otros opioides, los efectos de la xilazina no pueden revertirse con el medicamento narcan, lo que conlleva un riesgo significativo para quienes la consumen junto con fentanilo, pudiendo resultar en graves heridas que pueden llevar a desfiguraciones o incluso amputaciones.

Una de las imputaciones se basó en el hecho de que un ejecutivo recomendó a un cliente un precursor del fentanilo, asegurando que el producto tendría un nombre diferente en el etiquetado para garantizar una transacción segura. Sin embargo, el cliente resultó ser un agente encubierto de la DEA, la agencia antidroga de Estados Unidos, lo que permitió la detección y el inicio del proceso legal contra la empresa y sus ejecutivos.

Efrén Urrutia