Va para largo; obra “El Piojillo” lejos de terminar por problemas en Grupo Zohmex

Uno de los trabajadores de la obra “El Piojillo” comentó que desde hace meses Grupo Zohmex no paga la renta de algunas máquinas que son necesarias para terminar la obra
0
1480
Obreros en El Piojillo

Un trabajador de la obra deportiva conocida como “El Piojillo” comentó que desde hace meses la empresa Grupo Zohmex no paga la renta de máquinas necesarias para culminar la obra dentro de la extensión del plazo que se acordó sería en marzo de 2024.

Cabe mencionar que originalmente en dos contratos elaborados por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), en el que se incluyen el campo deportivo y el parque lineal con ciclovía del libramiento, se estableció que debían culminar en diciembre del año pasado.

En el caso del trabajador, este decidió quedarse en el anonimato debido a temor a represalias por parte de los jefes, ya que en anteriores ocasiones, y de acuerdo a testimonios de los colaboradores, han despedido a quienes abiertamente hablen con medios de comunicación, tachándolos de alborotadores.

“Desde hace meses la empresa no paga la renta de ciertas máquinas que son necesarias para terminar la obra, de hecho ya se llevaron algunos campers que son necesarios porque dentro de los camper tienen el equipo electrónico como laptops y sistema de información. Desde hace meses esto no ha sido comentado, pero es la triste realidad, ante nuestros ojos estábamos viendo como la empresa se estaba cayendo a pedazos, pero simplemente por necesidad seguíamos trabajando, aunque no tenemos ninguna base realmente porque tampoco veíamos reflejado un pago”.

Aunado a esto, han recibido presuntas amenazas por parte de sus jefes directos debido a las manifestaciones que desde octubre del 2023 han realizado por los retrasos a sus pagos semanales. Hasta el momento los trabajadores denuncian una falta de dos semanas sin salarios.

“Fue amenaza directa, estuvimos en un semáforo nos tomaron fotografías, nos tomaron videos nos amenazaron de que los que estuviéramos manifestándonos nos iban a dar de baja. Yo gracias a Dios que no me quedo callado, les dije que no me pueden dar de baja porque para empezar yo no estaba dentro del área de trabajo, ni siquiera había venido a checar y no me pueden correr porque ni siquiera me están pagando lo que ya me deben. No pueden ni siquiera tenerme amenazado de que me van a dar de baja, si ni siquiera ellos están cumpliendo con sus obligaciones”.

Puntualizó que no teme de represalias legales, puesto que ha cumplido con sus facultades como empleado, señalando que la obra lleva un 75% de avance.

EU

Raúl de León