Olor a gasolina evidencia intento de “huachicoleo” en Tijuana

El perímetro afectado, situado junto a una fábrica y varias obras en construcción, está actualmente bajo custodia de la seguridad de Pemex
0
448
Robo de gasolina en Tijuana

Un intenso olor a gasolina alertó a las autoridades durante la madrugada de este domingo 9 de junio del 2024, movilizando a bomberos y personal de Petróleos Mexicanos (Pemex) hacia el parque industrial Piedras Blancas, ubicado al este de Tijuana, Baja California, cerca del Bulevar 2000. En el lugar, se descubrió una perforación clandestina en un ducto de combustible, evidencia de un intento de robo de gasolina conocido como “huachicoleo”.

El incidente, que se presume ocurrió en el transcurso de la noche, derivó en el derrame de miles de litros de gasolina, contaminando el suelo y llenando el aire con un fuerte olor a combustible. Esta situación generó una rápida respuesta de las autoridades locales, incluyendo a personal de tres estaciones de bomberos, quienes permanecen en el área para gestionar cualquier posible riesgo de incendio o explosión.

Entérate: Tijuana tendrá 4 nuevos vuelos internacionales, confirma Mexicana

El perímetro afectado, situado junto a una fábrica y varias obras en construcción, está actualmente bajo custodia de la seguridad de Pemex. A pesar de las intensas labores de vigilancia y control, aún se desconoce la cantidad exacta de combustible sustraído y la magnitud del derrame. Sin embargo, el suelo impregnado y el persistente olor a gasolina evidencian la gravedad del incidente.

Las primeras investigaciones sugieren que los responsables, conocidos como huachicoleros, no lograron controlar la toma clandestina y huyeron del lugar dejando la fuga activa. Al llegar, las autoridades, encontraron la zona desierta, sin rastro de los delincuentes, quienes aparentemente dejaron el sitio apresuradamente.

El incidente resalta la problemática persistente del huachicoleo en la región y la necesidad de reforzar las medidas de seguridad en la infraestructura de combustible.

Efrén Urrutia
EtiquetasHuachicoleo