Estos son algunos de los peligros de la Baja 1000 y otras carreras de Off Road

0
1559
Vehículo en la Baja Mil

Tras los hechos ocurridos con Kade Tinkler-Walker, piloto de Off Road en la reciente Baja 1000 que sufrió un accidente y se encuentra grave de salud, CPS Noticias y Tribuna de México se acercaron con Elizabeth Wayas Barroso, quien marcó historia en las carreras fuera de camino por Baja California Sur, para que explicara los peligros que afrontan dentro de una competencia de este nivel.

Wayas Barroso sabe que dentro de un terreno como lo es “la madre de todas las carreras” todo puede pasar, por lo que la preparación física y mental deben ser muy fuertes, ya que la exigencia en las más de 40 horas de competencia es intensa.

“La deshidratación es importante. Realmente no te alimentas porque no tienes tiempo. Solamente alguna barra de proteína que te puede ayudar a mantener algo de glucosa en el cuerpo para mantenerte atento porque en la competencia de noche vas viendo desierto y desierto y desierto. Inclusive a veces ves cosas, ves carros y cuando ya vas pasando son sombras solamente. Entonces tienes que cuidar tus emociones, tu pensamiento y tu destreza […] Tus músculos, todo tiene que estar preparado y entrenado, con la deshidratación pierdes fuerza y tienes que estar preparado para eso”.

Recordó cuando tuvo un accidente en la tradicional “San Felipe 250” que se realiza en ese municipio de Baja California. En aquella ocasión esperó casi ocho horas para su rescate.

“Cuando yo corrí a San Felipe 250 se me incendió el carro. Me bajé y arranqué todo el cableado del vehículo con el guante que traía, pero me quedé en la Laguna del Desierto en medio de la nada toda la tarde y toda la noche. Me encontraron al amanecer”.

En ese sentido, es importante saber que como piloto te puedes quedar mucho tiempo solo y sin recibir ayuda, ya que el tiempo que transcurre entre el accidente y el auxilio puede ser de hasta 10 horas, como pasó con Kade Tinkler-Walker.

“El piloto que iba en la motocicleta 7x corre mucho más riesgo porque además cuando caes entre el polvo te llenas de polvo y ni siquiera los demás competidores o el público pueden ver que te caíste y estás accidentado, y de aquí a que alguien te rescata, solamente que tú te muevas y solicites auxilio y para esto pueden pasar horas […] Hasta que alguien se dé cuenta, pase por ahí, o pasen todos los vehículos de competencia y el público se empiece a mover y soliciten apoyo y una ambulancia o un equipo de rescate puede tardar mucho tiempo en llegar”.

Desafiar la Baja 1000 y todas las carreras de motor fuera de camino exige un alto riesgo. Son pocos los competidores que llegan a la meta sin huellas de la batalla, por lo que todos conocen el riesgo y saben cuando se inscriben que están aceptando la muerte en la competencia más grande de carreras del planeta.

GC

Enrique Elorza
EtiquetasOff Road