Rebaja de Moody’s golpea a Pemex; advierte riesgo sin apoyo gubernamental

Prevé que el flujo de caja libre y las métricas crediticias de Pemex empeoren en los próximos tres años
0
1129
Oficinas centrales de Pemex en México

Este lunes 12 de febrero, los bonos de Petróleos Mexicanos (Pemex) experimentaron un significativo revés tras la decisión de Moody’s Investors Service de reducir aún más la calificación crediticia de la empresa estatal, colocándola en territorio de grado especulativo.

La agencia calificadora emitió una advertencia destacando que la petrolera estatal podría estar al borde del impago sin el respaldo del Gobierno mexicano, lo que generó preocupación entre los inversionistas y marcó un nuevo desafío para la compañía en un contexto económico y financiero complejo.

Según datos recopilados por Bloomberg de Trace, las notas de Pemex con vencimiento en 2030 registraron una caída de hasta 2.9 centavos por dólar, llegando a 84.6 centavos. Asimismo, el rendimiento adicional que los inversionistas exigen para mantener la deuda de Pemex con vencimiento en aproximadamente seis años sobre la deuda soberana mexicana se amplió en más de 60 puntos básicos, alcanzando los 4.93 puntos porcentuales.

Entérate: AMLO dice que no hubo gasolinazo porque se rescató a Pemex

Simon Waever, estratega de Morgan Stanley, comentó al respecto en una nota que la rebaja “devuelve la atención a los malos fundamentos”. Añadió que, tras el sólido desempeño reciente, especialmente frente al soberano, es probable que los diferenciales retrocedan un poco. Waever señaló que esperaría a que los diferenciales se ampliaran por encima de los 500 puntos básicos frente al crédito soberano antes de recomendar la reanudación de las posiciones largas.

Confían inversionistas en que AMLO pague deuda millonaria de Pemex

Los inversionistas, por su parte, confían en que la Administración del presidente Andrés Manuel López Obrador ayudará a cumplir con los 11,000 millones de dólares de deuda que vencen este año. Sin embargo, el Gobierno aún debe presentar un plan a largo plazo para reducir la pesada carga de deuda de la compañía.

La posibilidad de un debilitamiento del apoyo gubernamental llevó a Moody’s a recortar la calificación de la deuda corporativa de Pemex en dos niveles a B3 desde B1 y a mantener su perspectiva negativa, según un comunicado del viernes 9 de febrero. Moody’s también redujo otra medida que considera la dependencia del Gobierno, denominada Evaluación Crediticia Base, a ca desde caa3, lo que indica que sería muy probable que la empresa caiga en default sin el respaldo del Estado.

La agencia calificadora advirtió que prevé que el flujo de caja libre y las métricas crediticias de Pemex empeoren en los próximos tres años, y también ve potencial para un canje de deuda en dificultades.

Efrén Urrutia
EtiquetasPemex