Con policías antimotines, Samuel García busca evitar que Luis Orozco asuma el poder en NL

0
1685
Policías antimotines de Nuevo León

De última hora se ha informado que un despliegue dé al menos 30 elementos pertenecientes al Grupo Antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública ha sido desplegado en el Palacio de Gobierno de Nuevo León, en medio de una encrucijada política que ha mantenido en vilo al estado en las últimas horas, en la que se busca evitar que el gobernador interino designado por el Congreso del Estado, Luis Enrique Orozco, intente tomar posesión. 

Este movimiento estratégico ha sido ordenado por el aún gobernador del estado, Samuel García, quien, en vísperas de su salida para continuar con su precampaña presidencial, ha insistido en la designación de Javier Navarro, su secretario de Gobierno, como el encargado del despacho de Nuevo León, haciendo caso omiso a la designación del gobernador interino Luis Enrique Orozco por parte del Congreso estatal.

Samuel García: El PRIAN buscar “descarrilar” a mi candidatura

En una entrevista durante su último evento público como gobernador, García descalificó a los líderes del PAN y aseguró que la resolución judicial es clara en cuanto a la ineligibilidad de Orozco, respaldando la permanencia de Navarro en el cargo, informó El Universal.

“Qué vergüenza para el Congreso. Es la segunda vez que hacen el ridículo, ya dan tanta pena. Y con esto es evidente que yo en unas horas voy a publicar en el Periódico Oficial del Estado que me voy a la presidencia, a las 11:59, y conforme esta suspensión definitiva se queda Javier Navarro hasta que termino mi campaña”.

El blindaje del Palacio de Gobierno no se limita únicamente al despliegue del Grupo Antimotines, sino que también involucra a un contingente de la Fuerza Civil, armados a pesar de un mandato judicial en contrario, que custodian los alrededores del recinto oficial para garantizar la seguridad de los funcionarios estatales.

En un curioso contraste, a escasos metros de este despliegue de seguridad, en la Macroplaza, miles de residentes, muchas familias con niños, se han congregado en la villa navideña inaugurada hace tres días por Samuel García. El ambiente festivo contrasta con la crisis política que se vive, mostrando una escena de normalidad ajena a los vaivenes del poder estatal.

Efrén Urrutia