Tregua en Gaza y liberación de rehenes iniciarán el viernes

Israel confirmó que recibió una "primera lista de nombres" de rehenes y que está "en contacto con todas las familias"
0
736

La tregua entre Israel y Hamás iniciará el viernes por la mañana y un primer grupo de 13 rehenes en manos del grupo islamista palestino será liberado por la tarde, anunció el jueves Catar, que medió ente ambos bandos.

“La pausa humanitaria comenzará a las 07H00 horas (05H00 GMT) del viernes”, declaró el portavoz de la cancillería catarí, Majed al Ansari.

“El mismo día, hacia las 16H00” se liberará a 13 rehenes, mujeres y niños, agregó.

El brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezzedin al Qasam, confirmó “un cese de todas las operaciones militares” durante cuatro días a partir del viernes y el canje de un total de 50 rehenes, mujeres y niños de 19 años, a cambio de la liberación de tres presos palestinos por cada secuestrado.

Israel confirmó que recibió una “primera lista de nombres” de rehenes y que está “en contacto con todas las familias”.

Catar, mediador clave en el conflicto, había anunciado el miércoles una tregua de cuatro días, acompañada de un intercambio de rehenes cautivos en Gaza contra presos palestinos detenidos en Israel.

El acuerdo prevé un canje “de 10 rehenes por 30 presos” el primer día de la tregua, y de un total de 50 rehenes civiles liberados en cuatro días por 150 palestinos.

Israel difundió una lista de 300 prisioneros palestinos que pueden ser excarcelados: 33 mujeres y 267 menores de 19 años.

La comunidad internacional acogió el acuerdo con optimismo, viéndolo como un primer paso hacia un cese el fuego duradero.

La ONU lo calificó de “paso importante”, pero consideró que “queda mucho por hacer”.

– Bombardeos en Jan Yunis –

El acuerdo se anunció tras casi siete semanas de una guerra desencadenada por un ataque, el 7 de octubre, de Hamás en suelo israelí que según las autoridades de ese país dejó 1.200 muertos, en su mayoría civiles.

Además 240 personas fueron secuestradas el día del ataque del movimiento islamista palestino y llevadas a la Franja de Gaza.

En respuesta, Israel lanzó una ofensiva contra Gaza que, según Hamás, ha dejado más de 14.000 muertos en este territorio palestino, entre ellos más de 5.800 niños.

Los combates continuaron toda la noche en este pequeño territorio de 360 km2, sobre el cual Israel impone desde el 9 de octubre un “asedio total”, cortando el suministro de agua, comida, electricidad y combustible.

La agencia palestina Wafa informó de bombardeos israelíes que provocaron “decenas” de muertos en diferentes sectores de Gaza.

La Yihad Islámica Palestina, que participa en los combates, informó de enfrentamientos en el corazón de Ciudad de Gaza, en el norte de la Franja. En el sur, los ataques tuvieron como objetivo Jan Yunis, de donde se elevaron inmensas columnas de humo negro.

“Calculo que hay unas 20 personas bajo los escombros”, dijo a la AFP un palestino que buscaba a sobrevivientes bajo un edificio destruido en el este de la ciudad.

El director del hospital Al Shifa, el mayor de Gaza, fue detenido junto con varios otros directivos, indicó un médico.

El médico Mohamed Abu Salmiya fue “traslado para ser interrogado”, confirmó el jueves el ejército israelí, que controla el hospital donde inspecciona las infraestructuras militares subterráneas utilizadas, según él, por Hamás.

– “Una decisión difícil” –

El gobierno israelí aceptó el acuerdo de tregua a pesar de la oposición interna.

“A menudo debo elegir entre una decisión difícil y otra todavía más difícil, y este es particularmente el caso con los rehenes”, dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu.

El presidente iraní, Ebrahim Raissi, que apoya a Hamás y cuyo país no reconoce a Israel, afirmó que “el alto el fuego temporal” era “una gran victoria” para el movimiento islamista.

“Esto me da esperanzas de que mis hijas vuelvan”, declaró Maayan Zin, madre de dos niñas secuestradas en Gaza.

– Tregua insuficiente –

El acuerdo, mediado por Catar, Estados Unidos y Egipto, debe suponer un respiro para la población de Gaza y facilitar la entrada de ayuda humanitaria, que ha entrado a cuentagotas en camiones desde Egipto.

Entre 200 y 300 camiones entrarán en Gaza, ocho de ellos con combustible y gas, según Taher al Nunu, funcionario de Hamás.

Varias oenegés internacionales afirmaron que la tregua no bastará para que llegue la ayuda necesaria, además de “no ser suficiente en términos de derechos humanos”.

A pesar del acuerdo, Israel afirmó que continuará la guerra para “eliminar Hamás y garantizar que no haya ninguna amenaza para el Estado de Israel desde Gaza”.

“Confirmamos que nuestros dedos seguirán en los gatillos”, advirtió por su parte el movimiento islamista, clasificado como organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

“Hablan de tregua, pero… ¿qué tregua? ¿Una tregua con heridos, muertos y casas destruidas? No queremos tregua si no podemos regresar a nuestras casas, no queremos tregua por un poco de comida”, espetó Maysara al Sabbagh, refugiado en Jan Yunis.

La guerra también hace temer una conflagración regional, especialmente entre Israel y el Hezbolá libanés.

jb