Bahía Magdalena en Baja California Sur

Un santuario de ballenas, pesca abundante y biodiversidad marina te esperan en este paraíso costero, eso es Bahía Magdalena
0
1161
Bahía Magdalena en Baja California Sur

Bahía Magdalena, ubicada en la costa occidental del estado mexicano de Baja California Sur, emerge como un tesoro natural de dimensiones impresionantes y diversidad única. Con 50 km de extensión, esta bahía resguardada por las islas arenosas de Magdalena y Santa Margarita, se destaca como un santuario para la migración estacional de la majestuosa ballena gris de California durante los meses de invierno.

Pero la Bahía Magdalena es mucho más que un refugio para las ballenas. También es un destino popular para la pesca comercial y deportiva, con una amplia gama de especies marinas que habitan en sus aguas, gracias a sus extensos manglares y pantanos que forman un ecosistema próspero para la vida marina.

Este paraíso costero alberga varios santuarios de aves marinas, convirtiéndose en parte de la red hemisférica de reservas para aves playeras. Además, es hogar de pequeños puertos como San Carlos y Puerto López Mateos, que ofrecen excelentes oportunidades para la observación de ballenas y actividades pesqueras.

La historia también deja su marca en la Bahía Magdalena. En 1908, la Gran Flota Blanca, una flota estadounidense de acorazados en un crucero alrededor del mundo, hizo una parada en esta bahía para llevar a cabo prácticas de artillería. Y en 1912, la bahía fue objeto de interés militar durante los conflictos previos a la Primera Guerra Mundial, según relatos históricos.

La pesca en la Bahía Magdalena y su vecina, la bahía de Almejas, representan un gran porcentaje de la producción pesquera total de México. Con una captura anual de alrededor de 50,000 toneladas de sardinas y 20,000 toneladas de otras especies como picudos, túnidos, camarones y una variedad de peces ribereños.

La Bahía Magdalena es un destino que combina la belleza natural con la historia y la actividad económica, ofreciendo una experiencia única para aquellos que la visitan, ya sea para admirar la vida marina, pescar en sus aguas abundantes o simplemente disfrutar de su entorno tranquilo y sereno.

 

Adolfo Torres
EtiquetasBallenas