La mano del hombre y el impacto en las dunas de La Paz

El colectivo ciudadano La Duna trabaja en hacer conciencia sobre cómo afecta el uso de vehículos motorizados en las dunas de la bahía de La Paz
0
2342
Dunas de La Paz

Baja California Sur es reconocido por la diversidad de sus ecosistemas, entre ellos las dunas frente al mar en la bahía de La Paz. Sobre esto, un grupo de voluntarios pertenecientes a “Gente Movi Duna” y del colectivo La Duna se han unido para el cuidado de estos espacios.

En Semana Santa colocaron una estación de información con diversos módulos para dar a conocer a detalle la vida existente en las dunas. De acuerdo con Gabriela Flores, integrante del colectivo, la intención fue concientizar a las familias que se encontraban haciendo uso de las dunas y a quienes reaccionaron a su previa convocatoria.

“Nos reunimos para tener una estación de información sobre los diferentes habitantes de las dunas que son más allá de los habitantes humanos, hablábamos de los animales, de las plantas, sobre la importancia de las dunas para la resiliencia climática, hablábamos de la historia de la arena de las dunas que tiene desde las montañas y es la historia geológica de la tierra, del planeta y de alguna manera cosas prácticas para poder aprender a cuidarlas y por qué cuidarlas”.

Entre las actividades, un concurso de esculturas de arena dio la sorpresa. Aquí ganaría la escultura que pudiera sobrevivir más tiempo cuando subiera el nivel del mar, pero al regresar a revisar se dieron cuenta que lo que le causó mayores daños fue la presencia de personas que pasaron por el lugar.

“Al día siguiente cuando regresamos a la playa, las familias que concursamos encontramos que el mar había tomado parte de las esculturas de algunos, otros no, pero lo que notamos principalmente fue el impacto de huellas de automóviles, o de cuatrimotos, o de razers y también huellas de personas y entonces fue algo muy interesante darnos cuenta como el mar sí, tuvo un un efecto sobre las las esculturas pero el mayor impacto había sido el impacto humano”.

Así se demostró que el uso de vehículos motorizados puede causar daños a las dunas. Gabriela Flores destacó que no es bueno que estemos vendiendo nuestros recursos y nuestros paisajes sin mantener un cuidado. Si se ofrecen como actividad turística, por lo menos se debe reglamentar el comportamiento de los visitantes.

“Visitarlas es una cosa, pasarles por encima es otra, pasarles por encima en un sendero que está delimitado que solamente en esa sección hay erosión, es muy diferente al transitar por todos lados abriendo nuevos caminos por todos lados, es muy diferente, entonces, yo creo que lo importante es que entre todos encontremos una manera de manejar este uso, de este cuidado, realmente le diría yo, porque no es solamente el uso, es el cuidado de lo que tenemos, el orgullo de lo que tenemos, y entonces sabiendo esto, pues cuidarlo y aprender y enseñar a otros a respetarlo”.

Señaló que en ocasiones también es por no tener el conocimiento sobre cuál es el impacto de algunas actividades sobre las dunas en La Paz, aunado a que se tendrá que promover un diálogo entre los ciudadanos, las organizaciones, las instituciones y los funcionarios de los diferentes niveles de gobierno para crear un plan de manejo con la participación de todos.

GC

Tania Plateros