¿Cómo prevenir un golpe de calor en tu mascota? UABCS aconseja

La UABCS advierte sobre los efectos adversos de las altas temperaturas en perros y gatos durante la temporada de calor
0
557
Perro en el veterinario

Con el aumento de temperaturas, crece el riesgo de golpes de calor en perros y gatos, por lo que los expertos llaman a los dueños de mascotas a prevenir este padecimiento. Para ello, es crucial proporcionar agua fresca constantemente, mantener a las mascotas en lugares con sombra y evitar dejarlas en el carro, aunque este tenga las ventanas abiertas.

Olivia Meza Huerta, responsable clínica del Hospital Veterinario de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), dijo que los golpes de calor son particularmente peligrosos. Sus síntomas incluyen jadeos excesivos, dificultad para respirar y vómitos. Estos pueden llevar a problemas cardiovasculares y nerviosos, acentuados por la deshidratación.

“En esta temporada de verano, las altas temperaturas afectan muy gravemente a nuestras mascotas domésticas, sobre todo a perritos y gatitos, ya que ellos no tienen la capacidad de regular la temperatura como los humanos. Entre los problemas que puedan agravar su salud se encuentra golpes de calor, deshidratación y también comportamientos en cuanto agresividad”.

La médica veterinaria puntualizó que los propietarios son responsables de cuidar de los perros y gatos en épocas de calor extremo. Enfatizó que es una tarea que no debe tomarse a la ligera, pues su bienestar depende de nuestras acciones cotidianas.

“Nosotros podemos apoyar a nuestros animalitos teniéndole siempre agua fresca a disposición, sobre todo en estas temperaturas, tenerlos en un lugar que estén resguardados del sol en una en una sombra que ellos puedan estar y muy importante también el que nuestros animalitos no los traigamos en el carro”.

Finalmente, subrayó la importancia de la prevención y la pronta acción ante los primeros signos de golpe de calor en nuestras mascotas. Mantener una vigilancia constante, proporcionar un ambiente adecuado y acudir rápidamente al veterinario puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte de nuestros compañeros peludos.

GC

Raúl de León