Denuncian a vecinos por dejar que sus mascotas defequen y orinen en primaria

En la escuela primaria Valentín Gómez Farías de La Paz, consignan que vecinos que pasean sus perros no recolectan los desechos de las banquetas, lo que causa un foco de infección para la comunidad escolar
0
883
Primaria de La Paz

Uno de los intendentes de la escuela primaria, Valentín Gómez Farias, ubicada en el municipio de La Paz, denunció públicamente a los vecinos que permiten que sus mascotas defequen y orinen en los alrededores del plantel educativo. Una situación que se ha repetido durante más de 15 años.

El problema, según el intendente Cornelio Lucero Higuera, se ha intensificado en las últimas semanas, lo que ha generado un foco de infección y un ambiente desagradable para los 401 alumnos y 34 miembros del personal educativo. Por lo que le solicita a la directora del plantel y autoridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP) una solución.

“He pedido que hablé a la autoridad, que corresponde a los de SEP, que les avise y les diga para que hagan letreros para hacer conciencia. Que eso no se quede con la directora, sino que salga a los padres de familia, los reúna junto con las autoridades de la SEP y les diga lo que está pasando en la escuela, todo está suciedad de los animales alrededor”.

El intendente ha hecho un llamado a los vecinos para que sean más responsables con sus mascotas y recojan sus heces. También ha pedido a las autoridades locales que tomen medidas para controlar este problema.

“A las 6 de la mañana que nosotros andamos allá adentro limpiando y preparando todo, la gente comienza a pasar con los perros a que hagan sus necesidades, orinando las macetas frente a la escuela, eso dónde queda para cuando los niños llegan. Oye que está sucio ya, maestros de allá venimos, no podemos andar atrás de los animales ni de la gente porque la gente se enoja, incluso había una señora que llegaba con seis perros”.

Cabe mencionar que el camión recolector de la basura pasa dos días a la semana, lunes y jueves, y de acuerdo con Cornelio, los vecinos dejan sus bolsas negras en la esquina del plantel. Mencionó que hay ocasiones en las que es tanta la cantidad que no se la llevan toda, y los restos se convierten en un nido de moscas y abejas en la zona.

EU

Raúl de León