El “mataperros” de La Paz, lo acusan de envenenar a 20 caninos

Una vecina de la colonia Los Olivos denunció a un taquero que presuntamente ha envenenado a por lo menos 20 de perros que rompen las bolsas de basura con restos de alimento que deja afuera de su negocio
0
2560
El mataperros

Una vecina de la colonia Los Olivos de La Paz acusó al encargado de una taquería de envenenar a por lo menos 20 perros que habitaban en la zona. Según la mujer, el comerciante ha provocado la muerte de varios caninos (entre ellos su mascota) por supuestamente romper los recipientes de plástico con desechos de comida que deja afuera de su negocio.

“Me mandó decir el taquero que si no la amarraba me la iba a envenenar, pero cómo voy a tener a la perrita amarrada. La basura él la guarda en bolsas negras. Si el vende comida, ¿por qué no manda a hacer un contenedor de fierro como en todos lados para que los perros no hagan el desorden?. Aquí en el barrio ya no hay perros porque el señor todos los ha envenenado, a todos. Nomás hay como dos o tres.”

La denunciante agregó que el taquero coloca platos de plástico con trozos de carne rociados con veneno para que los perros lo consuman. Las víctimas comienzan a convulsionar hasta morir después de ingerir el alimento. El proceso es lento y doloroso para los animales que, de acuerdo con los ciudadanos, solo cometen el pecado de buscar pedazos de comida entre la basura.

“Aquí en mi casa me ha envenenado como a cinco, y a los vecinos, varios. Yo creo que ha envenenado como a unos 20 y se me hacen poquitos. Hace 22 días amaneció un perrito muerto envenenado a media calle. Les da un veneno tan fuerte que no alcanzan a llegar con bien a la veterinaria. Mi perra comenzó como si tuviera algo atorado en la garganta, y cuando la vi ya tenía mucha espuma en la boca, no logró sobrevivir.”

Según la versión de los colonos, cada vez que el taquero finaliza con su jornada laboral coloca entre cinco y seis bolsas negras con basura arriba de una mesa de madera a un lado de su puesto. Debido a que el mueble es pequeño, los perros pueden subir con facilidad para hurgar entre los contenedores, motivados por el olor de los residuos de carne que quedan entre las sobras.

“Mi perra no se moría de hambre. Mi perra estaba bien porque sí comía. Le dábamos croquetas. Pero los animales por instinto huelen y rompen nomás por curiosidad. En mi callejón había unos pitbulls muy bonitos que hasta les brillaba el pelo, no creo que estuvieran mal alimentados, e iban y rompían las bolsas negras y por esa razón fueron envenenados.”

A pesar de que existe una denuncia penal por maltrato animal en contra del presunto responsable de las muertes caninas, identificado como Juan Carlos “N”, alias “El Chilango”, la vecina afectada aseguró que hasta ahora no ha sido requerido por las autoridades correspondientes para que responda por los delitos y evitar más muertes de perros envenenados.

Imberth Rondero
EtiquetasMata perros