Joven cubano llega a La Paz para cumplir el sueño de investigar el Mar de Cortés

Esta es la historia de Ramiro, un joven cubano que decidió dejar su vida en Cuba para investigar los secretos ocultos del Mar de Cortés, en La Paz
0
956
Ramiro, joven cubano

Ramiro, un joven científico cubano de 29 años, vino a La Paz para quedarse; pues aquí logró cumplir uno de sus sueños y pasiones por investigar: El Mar de Cortés. Él estudió la Licenciatura en Física, en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, ubicada en Santa Clara, Cuba; y en ese sentido, buscando cómo dedicarse a la oceanografía, encontró la posibilidad de adentrarse a esta ciencia desde la rama física, en el Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (CICIMAR).

En CICIMAR cursó la Maestría en Manejo de Recursos Marinos, y el trabajo realizado se basó en un estudio fenomenológico de la marea de la ensenada de La Paz. En este sentido, sus intereses de investigación son en torno a las zonas costeras, la oceanografía costera, explicó:

“Me interesa lo relacionado con el nivel del mar y el efecto que tienen los modos climáticos como “El niño” o la oscilación del canal del Pacífico sobre la variabilidad interanual; digamos que el impacto que tienen estos fenómenos sobre el nivel del mar a escalas de tiempo cortas, digamos, de dos a 10 años aproximadamente. Porque es muy común el escuchar el aumento del nivel del mar, pero ese aumento al que nos referimos, es debido básicamente al aumento de la temperatura de los océanos y al derretimiento de los glaciares. Sin embargo, no es objeto de estudio tan común estos otros fenómenos que también pueden provocar variaciones importantes en el nivel del mar y por supuesto todas las comunidades costeras pueden verse afectados”, dijo

El “Acuario del mundo” era una de sus principales metas para continuar con sus intereses de investigación y crecer en su carrera como científico; razón por la que llegó a La Paz, destacó el joven Ramiro:

“El sitio para estudiar Ciencias del Mar que más me atrajo fue el Golfo de California, la zona del Pacífico Mexicano es extremadamente interesante para estudiar y hay mucho por hacer, o sea es un área que ofrece muchas oportunidades de investigación en el área de oceanografía física. Y bueno, precisamente la ciudad de La Paz se encuentra en el Golfo de California y tiene el Centro Interdisciplinario de Ciencias marinas y bueno, me dio esa posibilidad”.

¿Qué lo hizo irse de Cuba? Además del inmenso interés por estudiar el grandioso Mar de Cortés, las complicadas posibilidades de aspirar científica y laboralmente, por lo menos, en su área. Y también, por otras razones, las cuales nos sería difícil comprender, detalló:

“Es un mundo diferente, me costaría explicarlo de manera breve, pero Cuba es un país que funciona diferente al resto del mundo; y puede sonar cliché, pero no bastaría con ir de visita como turista para conocer cosas. Vivir en Cuba es una experiencia que, como ciudadano cubano, viviendo y trabajando como cubano, es complicado. Es totalmente diferente, y hay que entender que los flujos migratorios que presenta Cuba tienen una razón; y en verdad la idea que yo tenía, desde el punto de vista profesional, me hubiera sido muy difícil llevarla a cabo en Cuba”.

En México encontró la calidez, una nueva forma de vida; y siendo La Paz un lugar galardonado a nivel internacional, reconocido como uno de los sitios más propicios para las ciencias del mar; e inclusive reconocido por los centros de investigación enfocados en áreas como biología marina y oceanografía física, Ramiro aspira a descubrir todavía más de los secretos ocultos en el maravilloso Golfo de California:

“Pero qué bueno que tuve esta oportunidad con México, que es un país muy hermoso, que me ha abierto las puertas, y francamente me ha cambiado la vida”, narró

En estos momentos se encuentra en proceso de ingreso al doctorado en Ciencias Marinas, también en CICIMAR. Esperando continuar con sus estudios postdoctorales y aportar positivamente, de manera científica y profesionalizante, a su segundo hogar: Baja California Sur.

Sofía Apodaca