Kenya Cuevas, activista por los derechos LGBT+, imparte conferencia en La Paz

Con su larga y resiliente historia de vida, la activista y defensora de los derechos humanos Kenya Cuevas impartió una conferencia sobre la violencia hacia la comunidad trans
0
691
La cativista Kenya Cuevas impartió conferencia por los derechos LGBT

Hoy en día, México ocupa el segundo lugar en asesinatos hacia la comunidad LGBT+. De estos, el 83% son dirigidos a las mujeres trans dedicadas al trabajo sexual. Con estas cifras, la activista mexicana y defensora por los derechos humanos, Kenya Cuevas, tocó las fibras más sensibles de la comunidad estudiantil de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), durante su conferencia el 22 de noviembre en las instalaciones de dicha institución.

El trabajo sexual es uno de los espacios más violentos, peligrosos, vulnerables y revictimizantes entre la sociedad, manifestó Kenya Cuevas. Dentro de los riesgos más graves, se encuentra la transmisión del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH / SIDA); su historia de vida lo comprobó.

La activista relató que a sus nueve años se escapó de su casa tras sufrir violencia intrafamiliar en la Ciudad de México. Así, inició sus labores como trabajadora doméstica hasta que llegó al trabajo sexual; cuatro años duros, en los que sufrió violación por elementos de la policía municipal. Al cumplir 13 años, dio positivo a la prueba por VIH SIDA:

“Entonces me empezaron a hablar que en México se empezaban a presentar unos primeros casos de una enfermedad nueva, que se le denominaba SIDA, y que únicamente le daba a los homosexuales. Entonces me ofrecieron hacerme una prueba. Y entonces, una persona que ya vive un proceso de calle, es muy difícil, que la bloquees que la tumbes. Ah, tú ya vives con VIH; aunque seas el hermano el primo quien seas, ahora hay que encerrarte en un cuarto con un vaso, una cuchara, un plato; luego con un bote donde puedas hacer tus necesidades porque se creía que con el contacto se contagiaban de VIH… Entonces empecé a vivir una discriminación impresionante, muchas personas murieron por depresión, muy lejos del VIH”, relató

Aprendió a vivir con su condición de salud, pero también con la estigmatización, discriminación, rechazo y abusos por su orientación sexual. Kenya Cuevas continuó laborando entre estos entornos que, aunque la ponían en riesgo, la ayudaban a conseguir un sustento económico.

Sin embargo, sus clientes sexuales la introdujeron al mundo de las drogas. Tiempo después, la condenaron a prisión; sobrevivió y aprendió en el reclusorio por más de 20 años. Ahí, ayudó a toda la comunidad enferma de VIH luego de ser discriminada por su padecimiento.

Tras de su salida, acudió a clínicas hospitalarias que atendieran el VIH para promover una mayor visibilización y urgencia médica en torno a las trabajadoras sexuales; por las noches, entregaba condones y pruebas rápidas de esta enfermedad.

La prostitución, el trabajo sexual y la drogadicción son problemáticas de salud pública, a las cuales son más vulnerables las personas trans por sus contextos de vida, detalló la defensora por los derechos humanos.

Así, con todos los pasos y decisiones dadas en función de su trayectoria de vida y resiliencia, Kenya Cuevas formó la Asociación Civil Casa de las Muñecas Tiresias A.C y la Asociación Huellitas Tiresias A.C; la primera, dedicada a impulsar los derechos de las personas trans, mientras que la segunda se enfoca en atender a perros en situación de calle.

También, sucedieron acontecimientos que la marcaron de por vida; como el transfeminicidio de su mejor amiga Paola Buenrostro. Razón por la cual fundó Casa Hogar Paola Buenrostro A.C, primer albergue para mujeres trans a nivel nacional

Kenya es una de las principales promotoras de la “Ley Paola Buenrostro”, iniciativa que busca conseguir la tipificación del delito de transfeminicidio en la Ciudad de México. Hace más de un año, obtuvo la primera sentencia con perspectiva de género, al ser víctima indirecta en el caso del transfeminicidio de Naomi Nicole, mujer trans asesinada por 2 militares.

Actualmente, está en proceso de autorización el proyecto del primer mausoleo para mujeres trans en la Ciudad de México, y busca expandir su asociación hasta llegar a todos los estados del país; por el momento, se encuentran en Veracruz, Guerrero, Nayarit, Morelos, Estado de México y en la capital de la República Mexicana.

“No ha sido fácil la lucha, pero estoy convencida que vamos por buen camino; esto es una cuestión de derechos humanos”, “ser trans no te inhabilita”, “la felicidad es que te sientas en paz contigo misma” y “¿Qué huella vamos a dejar?”, con esto finalizó Kenya Cuevas.

Con aplausos, elogios y abrazos, la comunidad universitaria despidió a la gran activista mexicana; a través de su destacable plática, puso de manifiesto la violencia estructural, sistemática, histórica y, lamentablemente, invisibilizada, que vive la comunidad trans.

 

AT

Sofía Apodaca