Pedro Infante, la leyenda que se apagó en los cielos de Mérida hace 67 años

Irma Dorantes, su entonces esposa, expresó el dolor al enterarse de la tragedia y viajar a Mérida para despedirse del entonces artista
0
1158
Pedro Infante

Fue una tarde del 15 de abril de 1957 cuando las y los mexicanos se enteraron de la noticia de la muerte de Pedro Infante, el inmortal ícono del cine y la música mexicana. A los 39 años, Infante había alcanzado la cima del éxito, pero su vida se vio truncada en un fatídico accidente aéreo.

Originario de Mazatlán, Sinaloa, Pedro Infante Cruz cautivó al público con su talento multifacético. Su versatilidad como actor y su voz inigualable lo convirtieron en una leyenda de la época dorada del cine mexicano.

Sin embargo, la pasión de Infante por la aviación, unida a su amor por la música y la actuación, le llevó a enfrentarse a la tragedia en más de una ocasión. Antes de su trágico final, había sobrevivido a dos accidentes aéreos, uno de los cuales dejó una cicatriz indeleble en su cráneo.

El día de su muerte, Infante se encontraba en Mérida, deseoso de regresar a la Ciudad de México. Ante la falta de vuelos comerciales, tomó la decisión de abordar una pequeña aeronave que transportaba carga. Junto a dos personas más, despegó del Aeropuerto Internacional de Mérida, pero minutos después, el avión se desplomó en un predio de la calle 54 Sur y 87, cobrándose la vida del ídolo mexicano.

El dolor que causó la muerte de Pedro Infante hace 67 años

Irma Dorantes, su entonces esposa, expresó el dolor al enterarse de la tragedia y viajar a Mérida para despedirse de su amado. Sus palabras reflejaron la desgarradora realidad de perder a alguien tan amado y admirado por tantos, se narra en medios de comunicación de aquella época.

Entérate: Primera vez en 63 años que nadie visita tumba de Pedro Infante

Tras el impactante accidente, surgieron numerosas teorías sobre la muerte de Pedro Infante. Algunos afirmaron que el cuerpo del ídolo nunca fue encontrado, alimentando especulaciones sobre su posible supervivencia y una eventual vida en la clandestinidad. Otros sugirieron que el accidente fue real, pero que Infante logró sobrevivir, aunque con graves quemaduras, optando por fingir su muerte para alejarse del escrutinio público.

Las teorías alimentadas por la admiración y el misterio que rodeaba a Infante, continuaron durante décadas, lo que ha causado dudas e intriga sobre la vida y la muerte de uno de los mayores íconos de la cultura mexicana.

Cada 15 de abril, el país recuerda con cariño y admiración al hombre cuya voz y talento siguen resonando en los corazones de millones de mexicanos, recordando así al inmortal que se elevó a los cielos de Mérida hace 67 años.

Efrén Urrutia
EtiquetasPedro Infante