Perro protege a Jesús durante viacrucis de Semana Santa en Guatemala y conmueve al mundo

En el municipio de Sumpango en Guatemala, durante la representación del viacrucis de Jesús, un perrito dio una gran lección de amor
0
1745
Perrito consolando a Jesus de Nazaret

Este Viernes Santo, como cada año, cientos de ciudades de diversos países, llevaron a cabo el viacrucis de Semana Santa, en este se recrea el calvario que vivió Cristo antes y durante su crucifixión, pero lo que llamó la atención en esta ocasión, es que un perrito se acercó al hombre que representaba a Jesús de Nazaret para protegerlo de los azotes que sufría.

Este conmovedor momento se vivió en el municipio de Sumpango en Guatemala y tras compartirse en redes sociales se volvió viral.

En las fotografías se puede ver al fiel que representó a Jesús de Nazaret tirado en el suelo, con la corona de espinas en la cabeza y algunos golpes en piernas y espalda; todo mientras la gente observa, tal como lo marca la Pasión de Cristo.

Representacion de Jesus de Nazaret

Sin embargo, sin que nadie lo espere y como si fuera una lección de amor incondicional, protección y compasión, un perro en situación de calle se acerca al hombre.

De pelaje negro con café y notablemente delgado, el perrito se acerca a Jesús de Nazaret, evitando así que sigan los azotes contra él, luego recarga su cabeza sobre el hombro del hombre, y apoya su patita en su mano, como diciéndole “no estás solo”. 

Sin duda el gesto conmovió a todos los presentes, así como a los miles de usuarios que lo han visto.

Entre los comentarios se puede leer:

“El amor de un perrito al hombre es incondicional, sin pedir nada a cambio; quizás la expresión más pura del amor mismo”.

“Y por eso cualquier perrito es mucho mejor persona, que cualquier ser humano”.

Cabe destacar que el viacrucis es de los momentos más importantes de la Semana Santa, ya que nos recuerda el amor infinito que Dios tiene para con los humanos, tanto que mandó a su hijo para que este pagara por todos los pecados del mundo. 

Llamna Gómez Pardo