“No queremos culpables, solo queremos encontrar a nuestros hijos” madres buscadoras

Madres buscadoras relataron sus dolorosos casos tras vivir la desaparición en carne propia, exigiendo a las autoridades que tomen acciones para mostrar resultados en decenas de carpetas de desaparecidos que siguen sin resolverse en BCS
0
1149
Información sobre desaparecidos

Soportando el dolor y la angustia por no saber el destino de sus desaparecidos, madres buscadoras de La Paz reprocharon los nulos avances de las carpetas de investigación a cargo de las autoridades. Según las familiares de aquellas personas que siguen sin ser localizadas, varias denuncias fueron archivadas para que los casos quedaran en el olvido.

Madres buscadoras inconformes por investigaciones en casos de desaparecidos

Norma, una madre de familia que sufrió la desaparición por experiencia propia, aprovechó las jornadas integrales de desaparecidos para denunciar que la opacidad de los encargados de las instituciones de justicia ha provocado que los colectivos de búsqueda realicen manifestaciones exigiendo acciones para resolver las desapariciones de hombres y mujeres en Baja California Sur.

“Yo pertenezco al grupo de Búsqueda X La Paz, y he estado viniendo a las revisiones de carpeta por años. Mi hija fue desaparecida el 14 de octubre de 2016, dejando dos niñas, una de 6 meses y una de 1 año 8 meses, y desde entonces me han estado haciendo dar vueltas y vueltas en la procuraduría, en la comisión de búsqueda, con el fiscal, hemos estado con el procurador, tocando puertas año con año, mes con mes haciendo declaración, yo no busco culpables, solo quiero saber dónde está mi hija, yo quiero que me regresen a mi hija”.

La madre de familia fue sustraída contra su voluntad de su domicilio, sin que hasta ahora se sepa de su paradero. Seis años después de la desaparición forzada, Norma desconoce los motivos por los que decidieron desaparecer a su hija, dejando a dos pequeñas sin los cuidados ni protección de su madre.

“Tenemos que batallar por nuestros nietos, ellos son los que nos dan fuerza porque la verdad no nomas me arrancaron a mi hija, me arrancaron mi tranquilidad, mi paz, y yo vengo aquí a este lugar buscando una respuesta, una ampliación de declaración que espero que esté porque siempre que vengo mi expediente está igual, hace años que anoté a mi hija para una plataforma y todavía no está en la plataforma de búsqueda a nivel nacional”.

Otro caso similar es el de María, otra madre rastreadora que tomó la decisión de unirse al colectivo “Búsqueda X La Paz” luego de vivir por años envuelta en la incertidumbre por no saber donde está su hijo, quien desapareció a pocos días de haber llegado a la capital del estado por circunstancias aún inexplicables.

“Tengo 4 años y 6 meses, mi hijo vino de vacaciones y solo duró 10 días en La Paz. Nosotros llegamos sin conocer, sin saber nada, aun así, a los 2 años tuvimos la noticia y no me protegieron al testigo, me lo desaparecieron, el cual estaba en la disponibilidad de venir a llevarnos al lugar para encontrar a mi hijo. He pasado tantas cosas en este camino, son 4 años, 6 meses, en los cuales ya me cansé de darles la oportunidad de encontrar a mi hijo. ¿Qué más quieren que yo haga? No quiero ser una más en la lista, ni una cifra, porque para ustedes somos solamente cifras de desaparecidos”.

16 familiares de desaparecidos se dieron cita en un salón de Teatro de la Ciudad donde se desarrollaron las audiencias organizadas por la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas (CEBP) para la recolección de muestras de genética y la revisión de decenas de carpetas de investigación por casos de desaparición. Fue ahí donde las madres buscadoras aprovecharon el espacio para exigir a las autoridades que hagan su trabajo y denunciar el nulo seguimiento en los procesos de investigación de sus seres queridos, que mantienen sus nombres y rostros en fichas de búsqueda por no localización.

Imberth Rondero