Senado prohíbe definitivamente las terapias de conversión en México

De realizarse en menores de edad, la sanción será de hasta 12 años de prisión, los padres o tutores también serán sancionados
0
701
Bandera LGBT

El Senado de la República este viernes prohibió a nivel nacional y de manera definitiva las “terapias de conversión sexual” también conocidas como Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género (ECOSIG).

LEE: Diputados prohíben terapias de conversión; habrá prisión de hasta 6 años a quien las aplique

Fue durante la madrugada de este 26 de abril que el pleno por mayoría de votos con 77 a favor, cuatro en contra y 15 abstenciones decretó dicha prohibición, esta representa un paso significativo en la protección de los derechos humanos.

A lo largo de los años, las “terapias de conversión” han sido condenadas por organismos internacionales, las catalogan como actos de tortura contra la comunidad LGBTQ+, pues implican abusos físicos y psicológicos extremos, tales como abusos sexuales hasta electrochoques y supuestos exorcismos, todo con el supuesto fin de forzar a las personas a identificarse como cisgénero heterosexuales.

La aprobación se dio luego de una extensa sesión de 12 horas, sin embargo, tomó seis años para que llegara al Senado.

Las reformas añaden un artículo 209 Quintus al Código Penal Federal y un artículo 465 Ter a la Ley General de Salud, en este se imponen duras sanciones a quienes realicen, impulsen, apliquen, obliguen o financien cualquier forma de tratamiento, terapia, servicio o práctica que busque alterar la orientación sexual o identidad de género de una persona.

Dichas sanciones van desde dos a seis años de prisión, acompañadas de multas considerables que pueden ascender de mil a dos mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

No obstante, serán hasta 12 años si las víctimas son menores de 18 años, adultos mayores o personas con discapacidad y estas también aplicarán a los padres, madres o tutores que promuevan estas prácticas.

Así mismo, se suspenderá del ejercicio profesional por uno a tres años para aquellos profesionales de la salud que participen de manera directa o indirecta en estas prácticas coercitivas.

Senadores que votaron contra la prohibición

Los cuatro senadores que votaron en contra fueron José Alfredo Botello Montes, Victor Oswaldo Fuentes Solís, Alejandra Noemi Reynoso Sánchez y Lilly Téllez; todos miembros del Partido Acción Nacional.

Llamna Gómez Pardo