En medio de crisis educativa en BCS, México propone salir de prueba PISA

Recientemente, se reveló la posibilidad de que México sea excluido del informe PISA, crucial para medir el rendimiento educativo de los estudiantes. Ante esta noticia, los padres de familia enfatizan la necesidad de implementar evaluaciones que reflejen con precisión el aprendizaje de los niños y jóvenes
0
504
Escuela primaria

Recientemente se ha informado que México podría quedar excluido del informe del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA). Este programa evalúa a estudiantes de 15 años con el objetivo de medir el conocimiento a nivel internacional en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). La evaluación se lleva a cabo cada tres años y proporciona información descriptiva sobre las habilidades y el conocimiento adquirido por los estudiantes a lo largo de su trayectoria educativa.

La pandemia representó un punto crítico para la educación de niños y jóvenes a nivel mundial. Según los resultados del informe PISA del año 2022, se reveló que la educación en los países evaluados experimentó un retroceso significativo: los conocimientos en matemáticas disminuyeron en 15 puntos y en comprensión lectora en 10 puntos. Es importante destacar que, durante esta evaluación, México se posicionó como el tercer país peor evaluado, con solo un 34% de sus alumnos alcanzando el nivel mínimo en matemáticas y comprensión lectora.

Ante esta situación, la Asociación de Padres de Familia de Los Cabos, representada por su presidenta regional, Adriana López Monje, señaló que, si bien esta evaluación no era la óptima, era la única prueba disponible para medir el nivel académico de los estudiantes. Los padres consideran necesario contar con una prueba objetiva, independiente de las agendas políticas de los gobiernos federales.

“La prueba Pisa no era lo mejor para poder tener un parámetro de cómo vamos, un estándar, pero era lo único que teníamos. No existe una prueba objetiva, y que nos diga realmente como vamos. Se ha dicho muchas veces que es un asunto neoliberal, el presidente siempre sobrepone su idea de no ser cuestionado, de no medir su mal desempeño. Obviamente los padres de familia era lo único que contábamos como medición, ahora los padres de familia expresan como van a saber el desempeño de los alumnos”.

La preocupación por el nivel educativo actual en el estado ha comenzado a aumentar entre los padres de familia. Ellos señalan que, al comparar la educación que recibieron en el pasado con la que están recibiendo sus hijos, notan una notable limitación. Algunos padres afirman haber detectado que niños de quinto grado de primaria tienen dificultades para leer y escribir.

“El problema del nivel educativo es una preocupación de los padres de familia, cada día que pasa saben menos; esto comparado con lo que nosotros hemos recibido de educación. Este es el único parámetro que podemos tener, lo que aprendimos nosotros a su edad y lo que ellos deberían saber; lo que nosotros creemos que deberían saber. El tema es que no, cada vez el nivel educativo de nuestros hijos es más bajo. Hace unos días estuve con un niño de quinto de primaria y que no sabía ni leer, ni escribir”.

Grupos empresariales como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) han destacado que la decisión de México de retirarse de la prueba PISA podría afectar principalmente a los hogares con menores ingresos. Subrayan que la evaluación es crucial para proporcionar a estos sectores las herramientas educativas necesarias.

GC

Luis Castrejón
EtiquetasEducación