Ecuador decreta estado de excepción tras fuga de capo y crisis en las cárceles

Esta acción busca recuperar el control perdido en los centros de reclusión debido a la escalada de violencia protagonizada por grupos narcoterroristas
0
3996
Presidente de Ecuador

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, anunció un estado de excepción de 60 días mientras la nación enfrenta una crisis desatada por la violencia en las cárceles y la búsqueda del delincuente prófugo Adolfo Macías, conocido como ‘Fito’. Esta medida implica la suspensión temporal de derechos como la libertad de asociación, inviolabilidad de domicilio, correspondencia y restricciones en la libertad de tránsito nocturno.

El presidente enfatizó que esta acción busca recuperar el control perdido en los centros de reclusión debido a la escalada de violencia protagonizada por grupos narcoterroristas. En un comunicado, declaró:

“Se acabó el tiempo en el que los condenados por narcotráfico, sicariato y crimen organizado le dictaban al gobierno qué hacer”.

El llamado a la acción ciudadana fue firme, destacando que esta lucha involucra a todos y rechazando la manipulación política de una crisis de seguridad penitenciaria. El mandatario aseguró que no habrá negociaciones con grupos terroristas y se comprometió a restablecer la paz en el país.

Ecuador decreta estado de excepción

Noboa suspendió los derechos a la libertad de asociación, inviolabilidad de domicilio, inviolabilidad de correspondencia en las cárceles y la libertad de tránsito entre las 11 de la noche y las 5 de la mañana.

El capo ecuatoriano “Fito”, un eslabón de la grave crisis de inseguridad

La desaparición de Adolfo Macías, líder de “Los Choneros”, del sistema penitenciario, ha intensificado la presión sobre el gobierno. A pesar de cumplir una condena de 34 años por narcotráfico, crimen organizado y homicidio, su ausencia de la cárcel ha desencadenado críticas hacia la administración, cuestionando la seguridad en las prisiones ecuatorianas.

Este no es el primer episodio de evasión de Macías. Ya en 2013, se había fugado de la prisión de máxima seguridad conocida como “La Roca”. A pesar de estar encarcelado durante 12 años, las autoridades señalan que ha continuado liderando organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico y otros delitos, acumulando un total de 14 procesos judiciales.

La situación carcelaria se ha agravado con incidentes menores en varias prisiones y la retención de guardias en diversas provincias, lo que ha aumentado la preocupación por el control y la seguridad en el sistema penitenciario.

Este nuevo capítulo de inestabilidad en las cárceles ecuatorianas se suma a un contexto de creciente inseguridad en el país, marcado por un aumento récord de homicidios en los últimos años, alcanzando casi 7.600 muertes violentas en el último año, un alarmante aumento respecto a las cifras registradas en años anteriores.

Efrén Urrutia